Rally Argentino

06/08/2018

Para Martínez, lo principal es estar en el clásico

Si bien Rauly Martínez no consiguió alquilar un Maxi Rally para competir en la Vuelta de la Manzana 2018, el reginense no faltará al clásico de la Patagonia y estará al mando de un Mitsubishi Lancer Evo IX de la RC2N.

Hasta último momento intentó ser uno de los protagonistas de la clase mayor en el Rally Vuelta de la Manzana, la competencia que es un clásico de nuestro automovilismo y que es aún más especial para los pilotos del Alto Valle de Río Negro. Pero pese a no conseguir un Maxi Rally, tal como sucedió en la pasada edición, Rauly Martínez no faltará a la edición 48 de la tradicional prueba con epicentro en General Roca (del 10 al 12/8).

“Queríamos estar con un Maxi Rally, pero no encontramos ninguno para alquilar. Y ahí surgió la alternativa de estar aunque sea en un Mitsubishi. Sabemos que no es un mal auto y que incluso en varias fechas se han metido entre los primeros de la clasificación general”, indicó el oriundo de Villa Regina que competirá al mando de un Mitsubishi Lancer Evo IX atendido por el Schroeder Competición.

“No me subo a esos autos desde que estaba en el Raies Competición, allá por la temporada 2004 y 2005 (lo hizo con un Evo VI y luego con un VIII). Soy consciente de que es totalmente distinto el manejo. Encima iremos sin probar, ya que la idea era hacer alguna fecha en un zonal pero no se dio. Los RC2N son autos más fáciles y dóciles de manejar respecto a los MR, cuentan con un chasis parecido al Súper R que manejé estos últimos años en el certamen regional”, admitió quien en esta temporada está alejado del rally y que pasa sus días dedicándole más tiempo a la empresa familiar aunque a veces se da el gusto de subirse a la moto y hacer alguna competencia de enduro de forma amateur.

“Llevaba muchos años corriendo y un poco ya estaba cansado de tanto viajar. Después te subís al auto y obviamente te dan ganas de volver. Pero creo que al rally ya lo disfruté bastante cuando era más joven; hoy pienso distinto”, reconoció Rauly.

Pese al parate que arrastra, Martínez se pone la vara bien alta, sabiendo bien todo lo que significa la Manzana: “El objetivo es salir a ganar la clase y estar lo más arriba posible en la general. (Agustín) Elvira y (Luis) Arceluz serán los dos rivales más directos que seguramente tendré, ellos vienen corriendo con estos autos desde hace tiempo, así que deseo acostumbrarme rápido. Pienso que me costará en los primeros tramos, pero ya después espero estar en los tiempos de punta”.