Turismo Nacional

01/11/2017

Las claves del éxito

En seis meses, Guillermo Chetta pasó de ser un entusiasta a dueño de uno de los equipos más fuertes de la Clase 3 de TN.

Tener un fuerte presupuesto no asegura que las cosas siempre salgan bien en el automovilismo. Guillermo Chetta demuestra cómo se puede ser exitoso con un gran aporte económico. Es dueño del equipo que atiende al “cuco” de la Clase 3 de TN: el Honda Civic que corre Leonel Pernía. CORSA habló con el flamante team-manager, que hasta el año pasado la miraba desde afuera y ahora es protagonista. 

Chetta es de la localidad bonaerense de Martínez, tiene concesionarios de autos Honda y este año montó su escuadra en la división mayor. “Siempre fui un entusiasta del automovilismo y estuve ligado de alguna manera o siendo sponsor. Mi padrino en este ambiente es Jorge Cupeiro. También soy amigo de Juan María Traverso, Carlos Okulovich y Leo Pernía”, comenta.

“A la hora de armar el auto me inspiré en los coches color violeta de Traverso, que marcaron una época. Quise que este Civic no sea uno más. En noviembre de 2016 decidí encarar el proyecto y en seis meses el auto estaba en pista en la fecha de Concordia (28/05)”, repasa Guillermo.

Desde su debut, el nuevo Civic fue competitivo. Solo tres carreras tardó el Tanito para darle el primer triunfo que fue en Toay (La Pampa) y repitió en Viedma (Río Negro), méritos que le valieron a Chetta el llamado y felicitación de Víctor Rosso y el Pato Silva, referentes históricos de la marca nipona.

“El secreto para ser protagonista es porque manejo mi equipo como si fuese mi empresa. También me ayuda el hecho de que soy mecánico y conozco todo lo que se le pone al auto. Además los elementos que usamos. Por ejemplo, acá tenés disponibles dos tipos de cajas y nosotros pusimos la más cara que vale 32.000 USD”, explicó.

Claro que no todas fueron flores y Chetta vivió un momento negro en Termas de Río Hondo. Por error el auto salió a la final sin el peso reglamentario. Tras la carrera, colaboradores de Edgardo Porfiri, que atendía el anterior auto de Pernía, se acercaron y le pusieron lastre al Civic para que diera su medida... La CDA del ACA excluyó al piloto de Tandil y Porfiri recibió una pena de seis meses y 150 mil pesos. “Lo de Termas fue lamentable. No eran integrantes de mi equipo y desde la carrera siguiente llevé a todos mis mecánicos”, sentenció.

De haber arrancado la temporada con este Honda, Pernía tendría más chances en la pelea por el título. Marcha quinto, a 61 puntos del líder Emanuel Moriatis (Ford) cuando quedan 83 unidades en disputa.

Más allá de su gran presente, Chetta tiene los pies sobre la tierra. “Ni sueño con llegar al Súper TC 2000 porque es otro nivel. Tampoco pienso que Honda Argentina se fije en alguien como yo”, admite y aclara que “la terminal no me ayuda, lo único que me pasa son las facturas para pagar (risas)”.   

Debido al éxito del nuevo Civic Chetta anticipa que se vienen otros Civic. “En 2018 seguimos con Leo (Pernía) y dos autos más. Uno podría ser para Carlitos Okulovich”, concluyó. El misionero fue campeón con Honda en 2010 en la Clase 3.

El automovilismo está lleno de entusiastas, gente que le gusta la actividad y se involucra, pero muchas veces sin éxito. No es el caso de Chetta que en menos de un año ya fue ganador con su equipo y va por más.

PorDarío Coronel