Turismo Nacional

08/09/2017

Carrera contra el tiempo

La Clase 3 del TN no correrá en el 12 de Buenos Aires para cuidar los motores. Pero en 1989 sus tres divisiones compitieron por dos horas en el mítico circuito.

Se confirmó vuelta del Turismo Nacional a Buenos Aires luego de 14 años. Pero en el esperado regreso la Clase 3 no correrá en el Circuito 12, como se pretendía inicialmente. La Asociación Propietarios de Automóviles de Turismo (APAT), lo manifestó mediante un comunicado.

Su presidente, Hugo Paoletti, en particular, planteó esa negativa para preservar los motores. Sin embargo hace casi tres décadas sus autos aguantaron ese desafío, aunque con otras características técnicas.

A fines de junio, Paoletti se reunió con Fernando Croceri, integrante de la Asociación Argentina de Volantes, entidad que tiene a cargo la concesión privada del Autódromo y Gustavo Ronchetti, quien se ocupa de los temas comerciales en el escenario. Luego del encuentro, APAT publicó un comunicado donde indica que “tras la confirmación de los requerimientos deportivos y administrativos necesarios para la prueba, quedó establecido que la Clase 3 no se realizará en el Circuito 12...”

CORSA charló con Paoletti y explicó que, “los autos estarían usando la sexta marcha en la mitad del circuito. Saldrían de quinta a fondo en la Ese del Ciervo y luego subirían un cambio hasta llegar a la Chicana de Ascari. Son dos rectas largas y un curvón rápido como Salotto. No es el caso de Toay (La Pampa), donde si bien la exigencia es alta con la sexta marcha, los motores descansan por las curvas que tiene”. La final de la división mayor irá con pilotos invitados y con una extensión mayor a lo habitual. 

La fecha del 12 de noviembre, penúltima del año, se confirmó en la última presentación del TN disputada en Toay, La Pampa. Allí se informó que el trazado elegido será el número 9. “Estuvimos 14 años sin correr en Buenos Aires porque era muy caro. Para esta ocasión pudimos cerrar el evento porque buscamos patrocinantes”, afirmó el ex piloto. El retorno al Coliseo porteño, será con entradas generales gratuitas.

Volviendo a la negativa de correr en el 12 ¿si te contamos que hace 28 años, autos con menos preparación que los actuales afrontaron una exigencia de dos horas en ese trazado y también con pilotos invitados? Fue el 21 de mayo de 1989 cuando APAT corrió sus denominados “200 Kilómetros” divididos en dos series de una hora. Cada coche tuvo un binomio, alguno de ellos con pilotos de renombre de otras categorías. Las tres clases corrieron juntas ya que a la 2 y 3 se sumaba por ese entonces la Fórmula Sierra.

En esa histórica jornada largaron 59 autos. Hubo un múltiple accidente en el arranque antes de llegar a la Ese del Ciervo, con tres coches arruinados, entre ellos el VW Gacel de C-2 de Ernesto Bessone (p), que lo conducía su hijo Tito Bessone, quien sufrió la fractura de una costilla. Luego del incidente y dos relargadas, por suma de tiempos en sendas baterías, los tres podios tuvieron a los siguientes binomios: en la Clase 2, Rafael Verna/Oscar Alaux, Ricardo Lozada/Alberto Ferreira y Oscar Tinnacher/Gerardo Cerquetti.

En la Clase 3, Ricardo Albertengo/Miguel Ángel Guerra, Omar Darío Bonomo/Rubén Daray y Jorge Delgado/Juan María Traverso. Y en la Formula Sierra, Piero Comito/Nicolás Comito, Carlos Álvarez/Néstor García Veiga y Marcelo “Chirette” Fernández/Mario Berral. De los mencionados en la clase menor eran todos VW Gacel GS, en la intermedia Renault 18, salvo el Gacel 1.8 de Bonomo y la mayor era una monomarca que encabezó la clasificación general.

¿Por qué hace casi tres décadas sí en el 12 y ahora no? “Son casos completamente diferentes. Lo de los autos actuales está explicado. Los coches de 1989 corrieron todos con una caja más estándar con una relación de cambios muy larga y se llegaba a Ascari con bajas revoluciones. También hay potencias distintas: hoy un Clase 3 tiene 300 caballos y en ese momento 180 y un C-2 llega a 220 y antes 165”, detalló Paoletti.

El mandamás de APAT corrió aquella carrera de largo aliento de 1989 en la Clase 2, compartiendo el manejo de su VW Gacel con Enrique Santacaterina. “Fue una gran experiencia, pero muy difícil de repetir en estos días. Antes había más paridad entre las clases o la buscábamos. Por ejemplo, en 1992 teníamos pocos autos y hacíamos la súper final donde corrían las tres divisiones juntas. Se ponían 50 kilos de lastre a los de la Fórmula Sierra y 30 a los de C-3. Se lograba tener una diferencia de 4 décimas. Hoy los autos de la 3 le sacan cuatro o cinco segundos a los de la 2”, dijo Paoletti, quien en hace 28 años abandonó en el Autódromo por la rotura de un semieje.

Los tiempos cambiaron. El desarrollo técnico y la exigencia en los autos lleva a que no sea factible que la Clase 3 del TN corra en el Circuito 12 de Buenos Aires. Más allá del recuerdo de esa carrera de 1989 y las comparaciones, lo más importante es que la categoría volverá al Oscar y Juan Gálvez.   

EL DEBUT DE PEÓN

En la maratón del Turismo de 1989, hizo su presentación a nivel nacional un joven de 22 años llamado Pablo Ignacio Peón. Fue invitado de Ricardo Costanzo y culminaron sextos en la Clase 3 con un R-18. Luego el cordobés participó por su cuenta y en los dos años siguientes se coronó bicampeón de la división intermedia. Más tarde pasó al TC 2000 donde también fue su presidente durante 14 años. 

PorDarío Coronel