Turismo Nacional

11/04/2017

Inoxidable

Con el tercer lugar obtenido en Posadas, Ernesto Bessone volvió al podio de la Clase 3 del TN tras más de 13 años, y a casi 4 de su regreso a la categoría.

La competencia de la Clase 3 del Turismo Nacional en Posadas fue histórica en muchos aspectos, gracias principalmente a la condición climática, que terminó siendo un factor fundamental para el gran espectáculo brindado por la categoría. Sin dudas, la remontada de Mariano Werner (que largó desde boxes) quedará para los libros como lo más destacado. Sin embargo, también fue más que interesante la tarea de Ernesto Bessone, que finalizó 3° tras haber cambiado los neumáticos al inicio de la competencia.

El campeón de la divisional en 2004 no venía teniendo un buen fin de semana con el Mitsubishi Lancer del GR Competición: tras haber clasificado 23°, a 1s3 de la “pole”, culminó 10° su serie, lo que le hizo partir desde el 31er lugar la competencia final.

Desde el fondo, Bessone no tuvo un buen inicio: “Ni bien largué tuve problemas en la escobilla del limpiaparabrisas y eso me impedía ver hacia adelante porque, además del agua, había mucha suciedad en pista. Para evitar un accidente, paré en boxes para arreglarlo” señaló Tito, que al ver como se secaba la pista aprovechó la detención hecha en la vuelta 8 y tomó una decisión que resultó clave: “le pedí al equipo que colocara neumáticos para piso seco, considerando que no teníamos nada que perder. Estaba en las últimas posiciones, sin chances de obtener un buen resultado”.

La experiencia del múltiple monarca nacional dio sus frutos. Su ingreso a boxes mientras la carrera estaba neutralizada también fue algo que “me jugó a favor, sin dudas, más porque duró dos vueltas”.

A medida que se secó el asfalto, el auto n°28 avanzó rápidamente en el clasificador: “Después de la parada, aceleré todo para avanzar (N. de la R.: había quedado 27°) y las cosas salieron más que bien. Cuando venís con gomas lisas sobre la huella, el auto va más rápido, y cuando intentás una superación fuera de ella, patina y hay riesgo de perder el control”, explicó Bessone, que a una vuelta del final llegó a pelear por la punta.

“Quedo a la cola de Mariano Werner en el toque entre (Luciano) Ventricelli y (Jonatan) Castellano. Mariano cuidó bien la posición y en ese momento se ensució el parabrisas de mi auto. Por eso, cuando llegamos al mixto no veía nada y casi me voy afuera en el Carrousel. Estaba complicado con la visión y por eso me superó muy bien Ventricelli”, argumentó quien en el último giro usó al Volksvagen Vento como referencia para no irse afuera.

Así, y a sus 59 años recién cumplidos, Bessone volvió al podio de la Clase 3 del Turismo Nacional luego de poco más de 13 temporadas. La última vez había sido el 16 de noviembre de 2003 en La Plata, cuando tras ganar la última fecha del año se coronó Campeón. Vale recordar que entre el título y su regreso a la divisional pasaron casi diez años (retornó en a mediados de 2013).

Como si fuera poco, tras la próxima fecha espera estrenar un Toyota Corolla del Arana Ingeniera Sport, en lo que será sin dudas un nuevo desafío para uno de los grandes del automovilismo nacional.