Turismo Nacional

18/07/2016

#TN: Polémica y gloria

La controversia en la Clase 3 por el reglamento técnico opacó el triunfo de Mauricio Lambiris en Posadas. Leonel Pernía sigue primero en el certamen.

El TN se distingue por su paridad. Pero este año en la Clase 3 hay dos pilotos, marcas y equipos que se destacan sobre el resto. Se trata de Leonel Pernía con el Fiat Linea del FP Racing y Emanuel Moriatis con el Ford Focus del Martos Competición. La supremacía del líder del torneo y de su escolta generó las sospechas de algunos rivales y las quejas de otros. Es tanta la controversia que dejó en un segundo plano a la victoria del uruguayo Mauricio Lambiris en la séptima fecha del calendario realiza en Posadas (Misiones).

La polémica está instalada por algunas críticas de referentes de otras marcas sobre el rendimiento de los mencionados corredores. “Yo veo el Focus de TN y no se parece en nada al que está en las concesionarias”, le dijo a CORSA hace un tiempo Matías Rossi, campeón de la categoría en 2014.

“Me están sacando las ganas de correr. Estoy cómodo en el equipo, pero en la categoría pasan cosas que no te las bancas. Representamos a una terminal y no competimos con las mismas armas. Eso de cambiar un auto que estaba fuera de reglamento de una carrera para la otra, no va...”, agregó el piloto de Citroën durante el fin de semana misionero. “Matías habla mucho sobre el reglamento, pero su equipo debería abocarse a trabajar y a mejorar”, le respondió Leonel Larrauri, que venía de ganar con Honda en Toay, La Pampa.

“Había algunos excesos, tal vez por el abuso de confianza de ciertos equipos que con los deflectores originales hicieron casi alerones”, reconoció Hugo Paoletti, presidente de la Asociación Pilotos Automóviles de Turismo (APAT). Por eso el departamento técnico de la categoría, presidido desde hace poco por Carlos Sánchez, hizo algunos retoques con las marcas cuestionadas. El deflector trasero de los Fiat se reubicó 60 mm más cerca de la luneta, en los Ford se cambió el deflector trasero que venían usando por el que equipa al modelo que se vende en la Argentina y, además, se varió su altura en 18 mm. Mientras que en los Honda Civic se elevó la altura del techo en 12 mm. “Pusimos los autos como corresponde”, aclaró Paoletti.

Pero Pernía y Moriatis penaron en Posadas por fallas mecánicas y estuvieron lejos de la punta. El Tanito, que había marcado la pole y ganó la serie más veloz, se retrasó a poco del comienzo de la final por la pérdida de presión en una goma y culminó 19º. Mientras que Manu tuvo un problema con un amortiguador y llegó 22º.

Quienes si fueron grandes protagonistas de la carrera fueron Jonatan Castellano (Chevrolet Cruze), quien lideró durante varias vueltas; y Lambiris, finalmente ganador después de una intensa batalla con el Pinchito. “Pepe Martos, en el chasis, y Luis y Mario Riva, en el motor, me entregaron un avión y por eso pude ganar”, dijo el uruguayo, que con un Ford Focus logró su primer triunfo en la categoría y el primero de un piloto del vecino país en la especialidad. El podio lo completó Guillermo D’Aguanno (Alfa Romeo 147), quien fue un espectador de lujo de la intensa lucha de los líderes.

Este fue el panorama del TN en Posadas donde la polémica por el reglamento técnico dejó atrás una buena carrera, algo que también sigue distinguiendo a la categoría.

PorDarío Coronel