Top Race

27/08/2018

Gran negocio

Franco Girolami ganó y fue segundo en Salta. Ahora lidera el campeonato del Top Race.

Que el automovilismo argentino tenga carreras chatas y aburridas no es ninguna novedad. Sí lo es la punta del campeonato del Top Race que Franco Girolami (Mitsubishi) alcanzó en la octava fecha corrida en el Autódromo Martín Miguel de Güemes en Salta. El cordobés fue segundo el sábado y ganó ayer.

Esta cita fue con el formato denominado “especial”, que tiene dos carreras. Pero ¿había que usarlo en un escenario donde es casi imposible el sobrepaso? En esta oportunidad, para el único evento nacional de pista que tiene la provincia salteña (NdeR: se habla de una posible vuelta del TC en 2019) se podría haber empleado el sistema normal de la categoría (presentó solo 19 autos) que es de una sola final, con ingresos a boxes obligatorios y recarga de combustible. Se podría haber generado alguna alternativa y no promover bostezos en el público presente (hubo un marco aceptable) y los telespectadores.

En la primera carrera por la inversión de grilla se vio favorecido Juan Bautista DeBenedictis (Mercedes) y ganó de punta a punta. Fue escoltado por el propio Franco Girolami y Martín Ponte (Mercedes). El domingo el hermano menor de los Girolami hizo una gran largada y capturó la punta al superar al poleman, Agustín Canapino (Mercedes). No hubo lucha por la punta entre los dos primeros. Matías Rossi (Toyota) completó el podio de otra competencia aburrida.

La buena largada de Franco Girolami resultó decisiva en un circuito donde es casi imposible sobrepasar.

La buena largada de Franco Girolami resultó decisiva en un circuito donde es casi imposible sobrepasar.

Pero qué mejor que los mismos protagonistas expliquen por qué las dos finales fueron muy malas. “El 99 por ciento de la carrera estaba en la largada. Por eso guardé dos gomas nuevas delanteras para el arranque que me permitió una mejor adherencia y eso también ayudó”, contó Girolami. “Franco fue superior con una gran partida. Luego se me escapó. La largada fue la clave en un circuito donde es imposible superar y se desgastan las gomas”, sostuvo Canapino. “Yo largué a un 80 por ciento, me le escapé a Lucas Guerra (Toyota) y luego intenté acercarme a Canapino. Esta es una pista complicada con rectas cortas y por eso salieron carreras lineales”, declaró Rossi.

Los tres primeros de ayer también ocupan las mismas posiciones en el campeonato, que por primera vez lo tiene arriba a Franco Girolami. El cordobés y su equipo, el GF Racing, fueron los pocos contentos en un fin de semana para olvidar del Top Race.  

 

Fotos: Prensa Top Race.

PorDarío Coronel