Top Race

26/03/2018

Cuartetazo

El cordobés Néstor Girolami ganó en la carrera del Top Race en Río Cuarto gracias a la buena estrategia del LSG.

En su tercera carrera tras su regreso al automovilismo nacional, Néstor Girolami (Ford) se subió al escalón más alto del podio. Fue en la segunda fecha del Top Race corrida en Río Cuarto, donde el cordobés pudo celebrar en su provincia. Una gran estrategia le valió el triunfo Bebu, quien fue escoltado por Agustín Canapino (Mercedes) y Matías Rossi (Toyota).

Las finales con recarga de combustible en la categoría espectáculo son partidas de ajedrez con estrategias que se elaboran durante la actividad previa a la competencia. Del análisis que hacen los ingenieros sobre la posición de partida y el consumo surge la cantidad de nafta que se pondrá en la detención. En el escenario cordobés la mayoría optó por un solo bidón. Uno de ellos fue el Bebu Girolami y su equipo, el Lincoln Sport Group, que le brindó un rápido repostaje para que el oriundo de Isla Verde volviera segundo a la pista. Luego el ex piloto del Stock Car y WTCC fue midiendo al puntero Canapino. Se fue acercando poco a poco hasta que saltó a la punta con una gran maniobra.

“Valía la pena arriesgar y se dio. Canapino entró un poco mal a la recta principal y luego me respetó en el curvón donde le puse el auto a la par y después lo superé en la curva siguiente”, contó Girolami. “Fue un trabajo de menor a mayor del equipo con el auto porque en la clasificación no estaba competitivo. Corrimos una gran carrera y se pudo ganar”, agregó el Bebu, quien este año también retornó al Súper TC 2000. 

“Girolami venía más rápido y no lo pude aguantar. Creo que la estrategia fue la correcta”, dijo Canapino, que fue segundo. Pero el gran negocio lo hizo Rossi, quien completó el podio. “Hice una buena largada y tuve un muy buen ritmo. Fue una gran carrera y se pudo sumar”, contó el Misil, que ahora es líder del torneo por un punto de ventaja sobre el Titán.