Súper TC2000

13/08/2018

El candidato

Agustín Canapino (Chevrolet), que pasa por un gran momento, ganó en Oberá y se postuló para lograr la corona.

El circuito misionero de Oberá, donde el Súper TC 2000 corrió la séptima fecha del torneo 2018, Agustín Canapino (Chevrolet) demostró por qué es el mejor piloto nacional desde que comenzó el segundo semestre del año. Ganó las dos carreras del fin de semana y ahora lidera el campeonato en soledad.

En un autódromo que estrenó obras, Canapino aprovechó que no hubo penalizaciones. Marcó la pole position y ganó de punta a punta la carrera clasificatoria y la final, prueba que por segunda y última vez en el año tuvo la partida detenida (la anterior fue en Buenos Aires). “La largada definirá gran parte de la carrera”, anticipó el Titán el sábado y el domingo hizo un arranque impecable. Luego logró un gran triunfo.

“Es un desahogo después en un inicio de año donde siempre nos pasó algo, como en Buenos Aires cuando se rompió el motor. Este fin de semana salió todo redondo”, contó Canapino. Su victoria nunca peligró y entre los tres primeros, salvó las papas la porfía por el segundo puesto que Leonel Pernía (Renault) le ganó a Matías Rossi (Toyota). “Reaccionamos del sábado para el domingo. Con este auto lo peleo de igual a igual a Canapino. Me da tranquilidad para lo que viene”, dijo Pernía, 3º y 2º en la cita misionera. “La carrera no me dejó conforme. Largué segundo y terminé tercero. Sirven los puntos por el tema del campeonato, nada más”, declaró Rossi, que ayer completó el podio y el sábado fue 2º.

Agustín Canapino no tuvo rivales en Oberá.

Agustín Canapino no tuvo rivales en Oberá.

Pero el éxito de Canapino no es casual ya que demuestra vivir un gran momento. El Titán pelea en los tres frentes donde corre. En el STC 2000, sobre 14 carreras disputadas (contando clasificatorias y finales), terminó en el Top 5 en nueve oportunidades, logró tres poles positions y el doblete victorioso en Oberá. En el TC, sobre ocho fechas, en tres oportunidades culminó entre los cinco primeros. Aún no logró una pole y su mejor resultado fue el segundo puesto en la última cita corrida en Rafaela. Hoy es séptimo en el torneo y está adentro de la Copa de Oro que definirá al campeón. Para entrar al playoffs tiene una segunda opción: ganar la plaza que otorga el certamen de fechas especiales, que él lidera y que terminará el próximo domingo con los 1000 Kilómetros de Buenos Aires. Pero, adeuda la victoria, requisito excluyente para coronarse. En el Top Race, sobre ocho competencias, (NdeR: seis fechas, pero hubo dos con dos carreras), cinco veces culminó entre los cinco mejores. Tiene un triunfo, tres mejores tiempos en clasificación, también lidera el certamen y busca su octava estrella. Sumando las tres categorías, en un global de 30 carreras, en 17 ocasiones terminó en el quinteto de punta. 

Por último, hubo un gran marco de público en Oberá. Un mimo para la categoría que debió competirle en la TV al debut de Boca en la Superliga frente a Talleres de Córdoba, partido que se jugó a 11 de la mañana. Otro aliciente fue que este fin de semana no se habló mucho de las fallas con los motores, aunque le debieron cambiar el V8 a Werner...

PorDarío Coronel