Súper TC2000

04/06/2018

Excepcionales

Facundo Chapur y el equipo Citroën brillaron en Rafaela en un mal fin de semana para la categoría. Facundo Ardusso (Renault) abandonó, pero sigue arriba del campeonato.

Este fin de semana el Súper TC 2000 quiso dar un paso hacia adelante, pero la quinta fecha de la temporada en Rafaela fue un retroceso. Antes y durante el evento las cosas se manejaron mal. En este contexto, no hay que restarles mérito a Facundo Chapur (Citroën) y a su equipo, quienes metieron un gran doblete.

Con el fin de cuidar los neumáticos desde la CDA del ACA plantearon usar el ingreso más lento a la primera chicana del mítico autódromo santafesino. La propuesta la aceptó la categoría, pero a pesar de ser “un sacrilegio en el Templo de la Velocidad”, no se cumplió con el objetivo. “Vamos al primer curvón a la misma velocidad que antes, a 260 km/h”, admitió Facundo Ardusso (Renault). Tampoco se logró impedir roturas en las gomas como fue el caso de Bernardo Llaver (Chevrolet), quien dañó cinco. Aunque algunos sí lograron la puesta a punto ideal como el equipo oficial Citroën, regentado por el FDC Competición a cargo de Javier Ciabattari y Alberto Scarazzini, y esto fue bien aprovechado por Chapur para conseguir la pole position y ganar las dos carreras, la clasificatoria del sábado y la más importante, la del domingo.

Chapur logró su segunda victoria del año.

Chapur logró su segunda victoria del año.

“Me entregaron un misil. Conté con un gran auto para correr el sábado y el domingo y eso me permitió tener tranquilidad para poder ganar. El peligro eran las gomas, pero terminaron bien. El equipo trabaja tan bien que me permitió ganar en un circuito lento como el de Rosario y otro tan rápido como Rafaela”, sostuvo Chapur. “Terminamos bien. Fue más de lo que esperaba”, comentó Emiliano Spataro (Renault), que fue segundo. “No veía nada, pero pude terminar. La rotura del parabrisas me complicó mucho y cuando terminé la carrera pude sacarme el susto”, aseguró Agustín Canapino (Chevrolet), que fue tercero pese a ese inconveniente que le generó una disminución de la visibilidad.

Pero, por otro lado, hubo problemas por doquier. El sábado se dio una desprolija clasificación (ver a parte) y el domingo entre las roturas de gomas se perjudicó Matías Rossi (Toyota), quien terminó chocando contra Ardusso… “Me preocupé mucho por Facu porque nadie espera que se te rompa un neumático. No tuve dirección, perdí el control y no pude evitar el impacto. Fue en un lugar donde se llega a 280 km/h”, dijo Rossi. “Matías me aseguró que se le trabó el volante y me agarró al medio”, contó Ardusso, quien igual sigue arriba en el torneo.

La carrera terminó con auto de seguridad en la pista.

La carrera terminó con auto de seguridad en la pista.

Por si fuera poco, otros choques no se evitaron como el de Federico Iribarne (Citroën) a Damián Fineschi (Toyota). Para retirar sus coches la carrera terminó con auto de seguridad, justo en Rafaela…

Pero hubo más polémicas por el pobre rendimiento de los motores V8. Leonel Pernía (Renault) llegó a decir que los ganadores los define el sorteo de los impulsores debido a la disparidad de performance. Algo similar insinuó Mariano Werner (Peugeot), que aseguró que nunca en su vida “lo pasaron tan fácil en una carrera”.

Se viene un paréntesis de 48 días por el Mundial de Fútbol. Será un buen momento que la categoría pare la pelota, levante la cabeza y reacomode su juego.

¿VUELVE HONDA?

Víctor Rosso y Honda volverán a juntarse, en principio de forma particular. Su equipo alistará un All New Civic para el TC 2000, que estaría en dos fechas y lo correría Santiago Mallo. Es el mismo modelo que corre Leonel Pernía en la Clase 3 de TN. “Por ahora es un proyecto nuestro, todavía no hice nada con Honda”, le aseguró el ex piloto a CORSA, sobre la chance de volver a ser oficial con la marca japonesa en 2019. Ambas partes ganaron cuatro títulos en el TC 2000. Para el Súper TC 2000 la meta de la Escudería Fela es poner en pista dos autos similares en los 200 KM de Buenos Aires (4/11).

PorDarío Coronel