Súper TC2000

18/12/2017

En estado de alerta

Para 2018 se perderían siete autos. Tomando el parque actual y si no hay ingresos, se arrancaría el torneo con 21 máquinas.

La falta de presupuestos afecta al Súper TC 2000, que sufriría la pérdida de siete autos para la temporada 2018 ya que son cuatro las estructuras que hoy están con un pie afuera de la especialidad. 

Primero se pierden tres Focus de la Escudería Fela ya que Víctor Rosso, su propietario, anunció en reiteradas oportunidades que se marcharía en caso de no contar con el apoyo oficial de Ford. Algo que, según pudo saber CORSA, ya es una realidad más allá que desde la categoría insisten en lo contrario.

Le sigue la salida del Sportteam por no llegar a un acuerdo económico con Renault. De los dos Fluence que tenía el equipo de Sergio Polze, uno sale y el otro se suma a la escuadra de Marcelo Ambrogio. Los pilotos serán el campeón Facundo Ardusso, Leonel Pernía, Emiliano Spataro, que este año corrió con Polze; y Martín Moggia, que llegaría proveniente de Citroën.

Tampoco estarán los dos Linea del equipo oficial Fiat, marca que se aleja y espera volver en 2019 con dos Tipo y, tal vez, el apoyo de Shell. Aunque desde la terminal le confirmaron a La Única que no hay cambio de planes, Antonio Abrazián, titular del STC2000, aseguró que podría continuar. En ese sentido se supo que hay un ofrecimiento informal para que los autos sean atendidos por el Sportteam. 

La última baja es de uno de los Peugeot 408 de la disuelta Escudería FE. Uno de los coches queda y será atendido por el Fineschi Racing, pero aún no tiene piloto. La otra unidad se suma a un nuevo equipo para el TC 2000 que atenderá la familia Armellini en San Nicolás y que tendrá como corredores a Bruno Armellini y Alessandro Salerno.

Se perderían siete máquinas y de no haber cambios, en Buenos Aires, el 18 de marzo de 2018, se arrancaría con 21 coches. Una cifra preocupante.

PorDarío Coronel