Súper TC2000

31/07/2017

Está que arde

Tras la victoria de Pernía (Renault) en Oberá se calienta el torneo, que aún lidera Werner (Peugeot). Llaver (Chevrolet) y Ardusso (Renault) completaron el podio.

El Súper TC 2000 tiene su campeonato más peleado de los últimos años. No hay solo un equipo o un piloto que sean la referencia. De hecho, los seis primeros del campeonato están encerrados en 30 puntos. Uno de ellos es Leonel Pernía, ganador de ayer en la séptima fecha realizada en Oberá, Misiones.

El Tanito aprovechó que solo penalizó un lugar. Eso le permitió largar adelante en la carrera clasificatoria, que ganó sin apremios. Repitió la fórmula en la final del domingo y así logró su primera alegría del año. “El auto respondió a la perfección. Acá era hacer un podio o quedarme afuera de la lucha por el título”, analizó el de Tandil, que es quinto en el certamen y también es el tercero de los cuatro piloto contratados por Renault que vence en el 2017. Ya lo hicieron Facundo Ardusso, en Rosario; y Emiliano Spataro, en Rafaela. Solo le falta ganar a Josito Di Palma.

“No pude intentar superar a Pernía por el ritmo que traía. Solo le achiqué un poco cuando él reguló”, admitió Bernardo Llaver, segundo en las dos carreras (fue su mejor fin de semana desde que llegó al equipo oficial Chevrolet). “Corrí porque la gente de la Asociación Argentina de Volantes me dio una inyección por la fuerte gripe que tengo. Ser tercero es más de lo que esperaba”, contó Ardusso, que completó el podio luego de una gran maniobra de superación a Facundo Chapur (Team Peugeot Total Argentina).

Quedan dos carreras con penalizaciones en El Zonda de San Juan (10ª) y General Roca, Río Negro (11ª). Las otras serán especiales y largaran como clasifiquen. Son los tres Grand Slam que restan, la próxima en el Callejero de Santa Fe, la siguiente con los 200 Kilómetros de Buenos Aires y el Coronación en Alta Gracia (Córdoba). Muchos puntos en juego y un certamen que arde a pesar de que Mariano Werner (Team Peugeot Total Argentina) sigue arriba sin haber ganado este año, algo que no es impedimento para coronarse.

El que no terminó conforme a pesar de estar en la pelea por el título es Agustín Canapino (Chevrolet). “Siento impotencia porque correr levantando no le gusta a nadie y menos a mí. El motor iba muy despacio y comenzó a elevar la temperatura. Al menos estoy tercero en el torneo”, dijo el Titán, que resultó sexto.

Mal paso para Toyota sin un piloto en el Top 10 y con el retraso de Matías Rossi por fallas en la dirección hidráulica (el Misil igual es cuarto en el certamen). Gabriel Ponce de León, en tanto, abandonó por problemas en el motor y un toque de Esteban Guerrieri (Citroën). 

Más de 20.000 personas presenciaron el arranque de la segunda mitad de la temporada del STC 2000. La buena cantidad de espectadores es algo para destacar de la categoría y seguro que las cifras se seguirán elevando gracias a este torneo, que cada vez es más apasionante.

 

Foto: Prensa Súper TC2000

PorDarío Coronel