Súper TC2000

03/07/2017

De alto vuelo

El Súper TC 2000 hizo vibrar al autódromo de Rafaela con una emotiva competencia que tuvo cinco cambios de punta y tres líderes diferentes. La gloria, finalmente, quedó para Emiliano Spataro del equipo oficial Renault.

Rafaela es garantía de buenas carreras. Es esa cita que nadie quiere perderse. Y la sexta fecha del Súper TC 2000 disputada allí no fue la excepción. La gloria se la quedó Emiliano Spataro (Renault) tras una competencia que tuvo cinco cambios de punta y tres líderes diferentes.

De haberse dado en otro circuito hubiese sido difícil el triunfo de Spataro tras largar desde el octavo lugar. Pero el escenario rafaelino ofrece muchas chances de sobrepasos. Invita a la expresión plena de automovilismo donde se conjugan la máxima velocidad y la pericia para avanzar. “Fui al límite, en Rafaela un error te deja afuera”, dijo el ganador, que destacó el mérito de Martín Moggia (Citroën), quien era primero, pero desertó a dos vueltas del final por la rotura de la goma delantera derecha.

“Disfruté arriba del auto y ganó el deporte. Sirve mucho ante las críticas seguidas de carreras aburridas”, dijo Matías Rossi (Toyota), que partió 11º y culminó segundo. “Tuve miedo antes de largar. Acá es muy difícil. El sábado el auto vibró un poco y me fui contra el paredón”, confesó Facundo Chapur (Peugeot), quien largó 23º y completó el podio.

Rossi (izq.) y Chapur (der.) secundan a Spataro, el flamante ganador.

Rossi (izq.) y Chapur (der.) secundan a Spataro, el flamante ganador.

El buen espectáculo en Rafaela va de la mano con el tema de las gomas. En la carrera clasificatoria, tras cinco de los nueve giros, se les rompieron las delanteras derechas a Facundo Ardusso y Leonel Pernía, ambos del equipo de Marcelo Ambrogio en Renault. “Para Rafaela se hizo una goma especial. Se entregaron diez por auto. Cada neumático tiene una estructura reforzada con kevlar en su banda de rodamiento. Lo que pasó es que hubo equipos que usaron una puesta a punto más agresiva que generó un recalentamiento”, le explicó Diego Arias, responsable de Pirelli Motorsport en la Argentina, a CORSA. Ambrogio admitió esa versión, pero reparó en que, “usamos una puesta a punto al límite en la inclinación de la comba, rigidez y libras en las gomas. Pero lo que me llamó la atención es que fue la misma que empleamos en 2015…”

Además hubo críticas de los pilotos por la suciedad de la pista. Una lástima en un circuito repavimentado en 2014 con una inversión de 15 millones de pesos, solventado por Vialidad Nacional. Ero Borgogno, responsable del autódromo, le afirmó a La Única que, “desde el viernes hubo aspiradoras limpiando el trazado. Los corredores nunca dijeron nada hasta la carrera del sábado”.

El domingo el tema no mejoró y una piedra le rompió el parabrisas a Agustín Canapino (Chevrolet). El campeón abandonó y perdió la punta del torneo. Ahora manda Mariano Werner (Peugeot), que largó primero y fue octavo después de correr gran parte de la prueba sin el alerón trasero. El entrerriano supera por solo un punto a Rossi, 6,5 a Canapino, 7 a Ardusso (6º ayer) y 11 a Spataro.

La primera parte del año terminó con todo. Nada está dicho y el juego está abierto, como una carrera en Rafaela.

PorDarío Coronel