Súper TC2000

22/05/2017

Comenzó el póker

El Súper TC 2000 realizó su primer Grand Slam del año en Rosario con dos carreras. El sábado ganó Facundo Ardusso (Renault) y el domingo se impuso Agustín Canapino (Chevrolet), quien con ese resultado saltó al frente del torneo.

En su cuarta fecha el Súper TC 2000 empezó con los denominados Grand Slam, un conjunto de cuatro carreras especiales y con puntaje particular. En Rosario vencieron Facundo Ardusso (Renault) y Agustín Canapino (Chevrolet), que ahora lidera el campeonato.

La idea de los Grand Slam surgió en la visita del presidente de la categoría, Antonio Abrazian, a CORSA Radio el 3/08/2016. Allí se le propuso que haya cuatro fechas especiales en escenarios emblemáticos como Buenos Aires, el Callejero de Santa Fe, El Zonda (San Juan) y el Óvalo de Rafaela. Abrazian tomó la posta, pero con dos esos trazados: los 200 Kilómetros en el Oscar y Juan Gálvez y el trazado urbano santafesino. Los otras dos fueron reemplazados por Rosario y el Gran Premio Coronación en Alta Gracia, Córdoba.

“Son como cuatro Grandes Premios. En este caso nos funcionó muy bien el formato de dos carreras. Sirvió para que haya más gente los sábados y también en esta ocasión se renovó la expectativa del domingo con otra clasificación a la mañana. Por eso la segunda carrera no fue una copia de la primera. En principio es una tendencia, pero no creo que lleguemos a dos carreras largas los fines de semana”, sostuvo el dirigente.

Facundo Ardusso ganó el sábado.

Facundo Ardusso ganó el sábado.

Sí es extraño que una fecha especial sea en un trazado de solo 2.595 metros, aunque en un futuro tendrá una extensión de 1.000 metros (las obras arrancan el 1 de junio). En este fin de semana especial hubo dos carreras (20 puntos para cada ganador) con clasificaciones diferentes. Curiosamente, los dos poleman triunfaron de punta a punta. “Es un triunfo muy especial porque lo vine a buscar. Lo quería y necesitaba”, expresó Ardusso tras vencer en la carrera sabatina en la que fue escoltado por Mariano Werner (Peugeot) y Matías Rossi (Toyota).

En la prueba dominical Canapino hizo lo propio y el podio lo completaron los propios Ardusso y Rossi. “Por el esfuerzo y dedicación del equipo pude tener un auto fantástico y pude ganar”, declaró el campeón, que logró su primer triunfo en el año y ahora saltó a la punta del campeonato. Sin dudas, fue una semana redonda para el Titán, quien el domingo anterior se impuso con su Chevy en el TC en Villa Mercedes, San Luis.

Se cumplió un tercio del ejercicio 2017. Comenzaron los Grand Slam, ese póker de cuatro carreras especiales donde Facundo Ardusso y Agustín Canapino ya mostraron sus cartas ganadoras.

 

¿QUÉ PASA CON CITROËN?

Luego del histórico debut con triunfo en el Súper TC 2000, Citroën perdió el rumbo. Tras las fallas en el nuevo motor para José Manuel Urcera, ganador en Buenos Aires, la falta de rendimiento sigue en los tres coches. “El auto es muy crítico. Pasa de andar rápido a andar lento en otros lugares. En el arranque funcionó excelente, en otros circuitos no tanto. En Mendoza, Martín Moggia fue cuarto, pero sin sobrarle nada. El problema es que cuando lo sacás del equilibrio, desaparece. Estoy preocupado porque la última prueba en el Oscar Cabalén fue muy buena”, admitió Javier Ciabattari, responsable del equipo y focalizado en el área técnica.   

NUEVO ROUND
Como en la primera carrera en San Martín, Mendoza, el sábado en Rosario hubo otro cruce por un toque entre Leonel Pernía (Renault) y Facundo Chapur (Peugeot). El cordobés abandonó por un choque y el Tanito por una rotura en la suspensión delantera derecha. “En la largada con Pernía se me rompió una llanta y comenzó a complicarse el tema para doblar a la derecha. En una de las ondulaciones el auto picó (sic) unos metros para el costado, lo perdí y terminé chocando”, sostuvo el piloto del León. “Chapur se equivocó otra vez. Llegó pasado al frenaje y me metió una bomba terrible y también la ligó Ardusso. Debe correr sin equivocarse”, explicó el del Rombo.

PorDarío Coronel