Súper TC2000

12/05/2017

Locura dorada

El Volkswagen 1500 con el que Luis Rubén Di Palma fue campeón del TC2000 en 1983 está en proceso de restauración.

Revive uno de los autos más emblemáticos y hermosos en la historia del Turismo Competición. Se trata del Volkswagen 1500 con el que Luis Rubén Di Palma fue campeón del TC 2000 en 1983. También un gemelo empleado por uno de los hijos del Loco, José Luis, en 1985. Ambas máquinas son restauradas por pedido de Hugo Mazzacane, presidente de la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC). Claro que la recuperación de estos coches tiene una historia.

En la primera parte de la década de los años ochenta era común ver a los autos de Di Palma pintados de dorado por la publicidad de la marca de cigarrillos 43/70 en diversas categorías como el Berta de Fórmula 2 Nacional (luego Codasur) y el Datsun 280 ZX del Club Argentino de Pilotos. Pero también con el patrocinio de la tabacalera manejó un coche que marcó a fuego al ídolo arrecifeño: el “Milqui” con el que peleó los primeros campeonatos del TC 2000 hasta su consagración hace 34 años.

Luego del torneo presentación de 1979 ganado por Cocho López con un Peugeot 504, el TC 2000 tuvo un triplete reinante de Jorge Omar del Río entre 1980 y 1982 inclusive. Sin embargo, en 1983, El Loco cortó la racha del Profesor, que también competía con un VW 1500, pero con atención del Pianetto Competición.

“Los VW 1500 fueron campeones cuatro años seguidos no solo por el nivel de Del Río y Di Palma. Eran autos con mucha confiabilidad y preparación sencilla”, recordó Juan Carlos Pianetto hijo en diálogo con CORSA. Él y su padre fueron rivales de Di Palma que con equipo propio corría y atendía su auto.

En 1983, el arrecifeño ganó cuatro de las 11 fechas disputadas. Se impuso en el inicio del certamen en Marcos Juárez, Paraná y Buenos Aires y en la novena cita corrida en General Roca. Sumó 145 puntos contra 99 de Mario Rodolfo Gayraud (la cupe Ford Taunus campeona en 1984 también está en proceso de restauración). 

En 1985, Di Palma siguió usando ese VW 1500 que lució el número 6. Su hijo mayor, José Luis, lo hizo con otro que llevó el N° 9 en sus puertas y cuya decoración era idéntica. En 1989, ya compitiendo con un Renault 18, Luis le vendió las unidades a Juan Carlos Riquez, un piloto de zonal de Río Gallegos. Éste, en una competición local, volcó con uno de los autos, que quedó en desuso y durante décadas lució un fuerte golpe en el techo. Luego las máquinas viajaron a Buenos Aires y fueron guardadas en un depósito en Quilmes propiedad de su amigo, Osvaldo Dejesus.  

El 1500 de José Luis.

El 1500 de José Luis.

Hasta que en 2009, en una edición impresa de CORSA se publicó que el propio Riquez tenía en su poder el Falcon Angostado que corrió Carlos Alberto Reutemann en el TC en 1968. Esto despertó el interés de Mazzacane, quien a fines de 2013 adquirió ese auto. En la operación el “paquete” incluyó a los VW 1500 ex Di Palma. 

Más tarde los coches se alojaron en el predio del Autódromo Roberto Mouras hasta que se comenzó con las restauraciones. “Se trata de autos muy emblemáticos. Va más allá de la categoría, no importa que no sean del TC. Por eso los adquirí y los mandé a restaurar”, le contó el dirigente platense a CORSA, quien afirma “no hay fecha tentativa para su culminación”.

Una vez arreglados, los autos se incluirán en el Museo del Mouras. Junto con el Minardi de Fórmula 1 de 2000 ex Gastón Mazzacane y el histórico F-1 Mecánica Argentina de Orlando Sotro, los VW 1500 también serán los coches “extra teceístas”.

Más allá de dónde se muestren lo más importante es que siguen reviviendo reliquias del automovilismo nacional. Una historia tan grande que la componen los hombres y las máquinas que se usaron para alcanzar la gloria o marcar una época. En este caso, el recordado “Milqui” campeón de TC 2000 de Luis Rubén Di Palma.

PorDarío Coronel