Súper TC2000

27/03/2017

Polémica porteña

Controversia en el Autódromo por las trompas fuera de reglamento en 17 de los 31 autos. A los vehículos en infracción se los lastró con 30 kg.

El esperado arranque del Súper TC 2000 se tiñó de polémica. Las irregularidades técnicas en 17 de los 31 autos presentes generaron una controversia, principalmente entre los responsables técnicos de las escuadras oficiales. Los autos objetados presentaron trompas más anchas y guardabarros más altos.

Los únicos vehículos que estuvieron dentro del reglamento fueron los pertenecientes a los equipos oficiales Citroën, Peugeot y Toyota y los Ford de la Escudería Fela. Caso contrario en los teams Renault, Toyota y Fiat y el resto de los privados.

Esto despertó el viernes la ira de Javier Ciabattari, responsable técnico de Citroën. “Los que hicieron mal las cosas corren fuera de reglamento… Es como para retirar nuestros autos”, amenazó Ciabattari, quien el año pasado cuando era responsable de Fiat se le objetó una trompa el viernes en la fecha de Rosario y por eso tuvo que usar otra en sus autos.

“Hubo un error de interpretación del nuevo reglamento que presentaron en General Roca (penúltima fecha de 2016). Hace dos semanas, en la carrera del TC 2000 en Alta Gracia, la mayoría nos enteramos que las trompas estaban mal. Nosotros no llegamos a modificarlas porque estábamos desbordados de trabajo con la construcción de dos autos nuevos”, explicó Luciano Monti, técnico a cargo de Chevrolet. “El único que inicialmente hizo bien las cosas fue Ciabattari porque preguntó todo el tiempo ya que construyó un modelo nuevo”, agregó Monti. “Los técnicos de la CDA del ACA visitaron nuestro talleres en el verano y nunca objetaron nada”, comentó Maximiliano Juárez, quien atiende los Fluence del MS Sportteam, una de las estructuras oficiales de Renault.

“Cada vez que se les preguntó a los equipos si tenían alguna duda nunca consultaron nada...”, respondió Ángel Portella, comisario técnico de la Comisión Deportiva Automovilística (CDA) del ACA. Vale destacar que la entidad no recibió una denuncia por este tema y si bien todos fueron informados en la mencionada carrera de TC 2000, hubo una reunión entre las partes el viernes al mediodía en el Autódromo para aclarar la situación.

“Se cambió el reglamento para que los autos se parezcan más a los de calle. Algunos equipos lo interpretaron mal. La autocrítica que se puede hacer es que se podría haber confeccionado mejor el reglamento. Además, tendríamos que haber hecho con mayor anterioridad la reunión de interfábricas para aclarar cualquier duda”, indicó Antonio Abrazian, presidente del STC 2000 y quien agregó que, “no comparto lo que dijo Ciabattari”.

¿Cómo se resolvió el tema? La categoría presentó un pedido a la CDA para que no se penalizaran a los autos. Sin embargo, la fiscalizadora sancionó con 30 kilos de lastre a quienes infringieron el reglamento. Obviamente, deben tener sus autos en regla para la próxima fecha.

Un antecedente parecido, pero con diferente resolución, ocurrió en la apertura del torneo de 1989 en Mar del Plata. Allí todos los autos fueron objetados por anomalías en las llantas. La competencia se corrió igual, aunque después todos resultaron excluidos…

Por último cabe recordar que el inicio de la temporada se postergó en tres semanas. ¿Qué hubiera pasado si se corría el 5 de marzo? 

PorDarío Coronel