Súper TC2000

27/12/2016

Revive una joya de Ford

Se restaura la Taunus de Mario Gayraud de 1984. Es el primer auto del Óvalo campeón en el Turismo Competición.

CORSA le sigue el rastro a los autos que son tesoros del automovilismo nacional. En esta ocasión se dio con uno emblemático del TC 2000 histórico, hoy Súper TC 2000. Se trata del Ford Taunus de Mario Rodolfo Gayraud, primer campeón con el Óvalo en el TC 2000 en 1984. La marca y ese modelo están entre los fundadores de la categoría en 1979.

En 1983 la Comisión de Concesionarios Ford disolvió el equipo en el TC 2000. Pero las Taunus quedaron en poder de José Miguel Herceg, histórico preparador de Ford, quien le alistó los autos a Gayraud y Juan María Traverso. Luego el Flaco se desvinculó de esa escuadra y se fue con la de Carlos Ákel. En 1984, Esteban Fernandino ocupó lugar en el equipo del Polaco.  

En esa temporada Gayraud metió un doblete en las dos primeras, Paraná y Marcos Juárez. “Pasadas tres fechas le llevaba 53 puntos a Fernandino, quien era mi compañero de equipo. Pero luego él ganó seis carreras seguidas y en Pigüé ya lideraba y me superaba por 7 puntos. Aunque en la largada de esa carrera se le rompió un palier, pude ganar y recuperar la punta del campeonato”, recordó Gayraud en diálogo con CORSA. En Buenos Aires el pleito se definió a favor del piloto de Pigüé, que fue tercero en la carrera que ganó Carlos Crocco (VW 1500) y al “Chango” Fernandino no le alcanzó con ser segundo.

El propio Gayraud, revisando y ayudando en la restauración del Taunus campeón.

El propio Gayraud, revisando y ayudando en la restauración del Taunus campeón.

“Fui campeón porque tuve un auto para pelear todo el año, contundente para sumar puntos”, agregó Gayraud, quien había acariciado la gloria en 1983. “El Loco Di Palma me ganó el campeonato, pero un año después nuestros autos funcionaron muy bien. Mejoramos mucho gracias al trabajo que hizo el Polaco en el motor y suspensiones. También el cambio de cubiertas Paul en lugar de las Fliter. En esa época el reglamento era más libre”, explicó el pigüense, que ahora integra la Comisión Asesora y Fiscalizadora de la Asociación Corredores Turismo Carretera.

Luego de aquella temporada Gayraud vendió la Taunus a un piloto del TC 2000 del Atlántico, que suele reclutar máquinas que quedan en desuso en el Turismo Competición a nivel nacional. En 1985, Mario lució el “1” en una de las primeras cupé Sierra XR4 de la categoría, pero no pudo revalidar la corona que quedó en manos de Rubén Daray, con un auto similar.

Respecto de la recuperación de la Taunus campeona, Mario relató que “el auto estaba en Mar del Plata y lo pagué 20.000 pesos porque estaba desarmado. Comprobé que era el original porque lo fui despintando hasta llegar a los colores que tenía (blanco y verde). El Polaco Herceg nos dio elementos originales, pero el coche ya tenía dos trompas, el tanque de nafta y llantas”, agregó el ex piloto, quien afirmó que es “inexplicable expresar lo que siento por ese coche”.

Así está el Taunus hoy, en pleno proceso de restauración.

Así está el Taunus hoy, en pleno proceso de restauración.

La emoción de Gayraud no es para menos. Se trata de la máquina con la que logró su único título nacional cortando una racha de cuatro campeonatos seguidos para los Volkswagen 1500, con Jorge Omar del Río (1980/81/82) y Luis Rubén Di Palma (1983). Fue la primera corona de Ford en el Turismo Competición que, con 10 cetros, es la marca más consagrada en la especialidad. Le sigue Renault con 8 consagraciones, todas con las cupé Fuego. En 1984 las cupé Taunus fueron los autos a vencer logrando 10 triunfos sobre 12 carreras: 6 para Fernandino, 3 de Gayraud y 1 de Traverso.  

Tras conseguir su coche campeón, Gayraud le confió la restauración a Guillermo Dalli, integrante del Quilmes Automóvil Club, y quien le preparó su Ford en los primeros tiempos en el Turismo Carretera, en 1991. Dalli es un especialista en la materia e hizo dos réplicas exactas de los Falcon de Jorge Martínez Boero, que logró el título del TC en 1982 representando a la tradicional entidad de sur del gran Buenos Aires.

“El auto llegó a nosotros hace un año por medio de Mario Gayraud y ‘Mingo’ Ramos, amigos entre sí. La relación nuestra con Mario data de cuando corría en TC con nosotros, allá por 1991. Esto aparte del vínculo que tenemos con Herceg”, le contó Dalli a La Única. “El auto estaría listo en un año, más o menos. Lo que pasa es que nosotros no vivimos de esto y lo hacemos todo a pulmón en nuestro taller”, explicó Dalli.

El Taunus será exhibido en Pigüé, en un pequeño museo que el propio Gayraud está construyendo.

El Taunus será exhibido en Pigüé, en un pequeño museo que el propio Gayraud está construyendo.

En la Ciudad Feliz a la Taunus “le hicieron varias reformas en cuanto a la estructura original del auto, (jaula y suspensión). En su fisonomía no varió mucho ya que conserva las trompas originales y otros detalles que tenía el auto”, sostuvo Dalli, antes de anticipar que “cuando se termine el auto se exhibirá en un mini museo que está armando Mario (Gayraud) en Pigüé”.

Fue en 2009 cuando CORSA publicó tres informes sobre el destino de los autos históricos. Esa tarea fue retomada hace poco con el informe de la restauración del Ford Fairlane de Oscar Angeletti, que marcó la temporada 1989 de TC. Luego con los joyas de competición  en Autoclásica 2016. Ahora, con la Taunus de Mario Gayraud, que le dio el primero de los 10 títulos al Óvalo en el Turismo Competición. Habrá más novedades para este boletín…

PorDarío Coronel