Súper TC2000

28/11/2016

Canapino le puso el moño

Agustín Canapino se consagró campeón del Súper TC 2000 y con Chevrolet, la marca de sus amores. Festejó en Alta Gracia donde lo escoltaron Leonel Pernía y Carlos Merlo.

Con 26 años Agustín Canapino tiene en su haber los títulos de Copa Megane (2007), TC Pista (2008), Turismo Carretera (2010), Top Race (2010, 2011, 2012, 2013 y 2014) y desde el último sábado el del Súper TC 2000. La consagración del arrecifeño fue con el equipo Chevrolet, al que retornó esta temporada y que de esta manera logró su cuarto cetro en la especialidad tras los logrados en el TC 2000 con Christian Ledesma (2004) y Matías Rossi (2006 y 2007).

El Pro Racing, escuadra que atiende a los autos de General Motors, armó un esquema de trabajo que giró en torno a Canapino, que volvió al Chivo tras dos años en Peugeot donde Néstor Girolami prevaleció en los ásperos duelos por el campeonato. Desde el comienzo del ejercicio 2016 se supo que el Titán iba a ser su piloto número 1. Norberto Fontana, quien sobre la hora renovó su continuidad, fue designado para desarrollar los elementos para la nueva versión del Cruze que debutó en Toay (La Pampa), a cuatro fechas del final. En tanto que Matías Muñoz Marchesi, Manuel Mallo y Facundo Conta, quienes aportaron presupuesto para tener sus butacas, también fueron escuderos de Agustín en las pocas veces que fue necesario.

La clave del éxito de la dupla Canapino-Chevrolet fue la regularidad producto de un buen nivel conductivo y un buen medio mecánico. Luego de su triunfo en los 200 Kilómetros de Buenos Aires -con Guillermo Ortelli como piloto invitado- Canapino ratificó su candidatura con el doblete en el Callejero de Santa Fe. Podría haberse coronado en General Roca (Río Negro) si en San Juan no se daba su único abandono del año. Su consagración en el circuito cordobés de Alta Gracia era casi un hecho consumado por méritos propios y de su equipo, por la tardía reacción de Toyota y por las falencias de Renault.

Agustín llegó a la esta última fecha con 34,50 puntos de diferencia sobre Rossi, el único que podía quitarle la gloria. Con 35 unidades en juego, Canapino festejó ya el sábado cuando el piloto de Toyota no pudo lograr la pole y, en consecuencia, perdió el tanto que le hubiese permitido seguir con chances el domingo.

“Me saqué una gran mochila de encima. Tuve que aislarme de mucha presión porque este era el título que me faltaba. También porque Chevrolet hacía casi diez años que no lograba el campeonato”, aseguró el flamante campeón. “Mentalmente cambié y tuve que controlar mi manejo agresivo y ser conservador a la hora de sumar puntos”, admitió el Titán, que al día siguiente le puso un broche de oro al fin de semana…

Canapino largó primero la carrera y controló las primeras vueltas sin problemas. En los últimos diez giros aguantó los ataques de Leonel Pernía (Renault) y alcanzó su cuarta victoria en 2016 para ser el más ganador del año. Además, le dio el primer triunfo al nuevo Cruze. “Qué mejor manera que festejar el título ganando”, explicó Agus en el podio que completaron el Tanito Pernía y Carlos Javier Merlo (Fiat).

Rossi, en tanto, terminó sexto y se aseguró el subcampeonato. “Eso es algo que solo sirve para las estadísticas”, explicó el Misil, que estaba desconcertado por la falta de rendimiento de su Corolla después del gran triunfo en General Roca.

Agustín Canapino se consagró campeón del Súper TC 2000 y consiguió ese título que tanto buscaba. El Titán sigue cosechando campeonatos y quién sabe cuántos más podrá conseguir.

VALIO LA PENA
En 2015 Chevrolet fue la única marca oficial que no ganó. Jorge Maiquez, responsable GM, no estaba muy conforme con el Pro Racing, pero le ratificó la confianza a la escuadra cordobesa. En 2016 el equipo de Sebastián Martínez, Alejandro Chahwan y Sebastián Pereyra, que tiene a Luciano Monti como jefe técnico, aprovechó la vuelta de Agustín Canapino y fueron campeones estrenando un modelo a cuatro fechas del final. El nuevo Cruze rindió muy bien y hasta logró la victoria en el cierre del año. Eso que le faltó una prueba aerodinámica que no pudo darse en la semana previa a la última fecha porque Alta Gracia es el circuito de ensayos del Chivo.  

PorDarío Coronel