Súper TC2000

24/10/2016

El STC2000 al rojo vivo

Guerrieri ganó en San Juan y desató la polémica en Toyota. Chapur fue su escolta a 31/1000. Negro fin de semana para Canapino, el líder del torneo.

Picante y caliente, como la alta temperatura en El Zonda-Eduardo Copello, fue la definición de la carrera de la décima fecha del Súper TC 2000. La victoria en San Juan quedó para Esteban Guerrieri, aunque su triunfo en lugar de desatar la alegría en su equipo, no hizo otra cosa que desatar la polémica.

Tras ganar la serie más veloz, Guerrieri partió adelante en la final compartiendo la primera fila con Matías Rossi, su compañero en el Toyota Team Argentina y vencedor de la otra batería. Con el Misil como único piloto de la marca con chances de pelear por la corona, Esteban aceptó la orden del TTA para cederle el primer lugar en algún momento de la prueba.

Guerrieri dilató en acatar ese mandato y generó la reacción de Rossi. Al entrar en la penúltima vuelta, Matías lo buscó en el ingreso de la recta principal y sus Corolla se tocaron. El Misil perdió velocidad y fue superado por Facundo Chapur (Peugeot), quien casi da el batacazo en un “final de fotografía” ya que solo 31/1000 lo separaron de vencedor.

“Las carreras hay que correrlas. Iba a dejarlo pasar a Matías en el final, pero él quiso hacerlo antes y le salió mal”, explicó Guerrieri. “Cuando vi que Esteban no me dejaba pasar no me quedó otra que ir a buscarlo y pasó lo que paso…”, se lamentó Rossi. “Es una actitud poco profesional y descalificadora de Guerrieri. Perjudicó a Toyota”, disparó Darío Ramonda, team-manager del TTA. Y agregó: “Quizá porque piensa que no va a seguir en el equipo, es que actuó como lo hizo; cosa que me da mucha más bronca”.

Por otro lado fue un fin de semana negro para Agustín Canapino, que igual mantiene la punta del certamen. El piloto de Chevrolet clasificó 11º y penalizó 16 puestos por su posición en el torneo. En su serie partió 13º (último) y se complicó por un toque con Rafael Morgenstern (Toyota), que le rompió la llanta trasera izquierda. En la final partió 26º (penúltimo) y avanzó diez lugares. Hasta que José Manuel Urcera (Fiat) lo tocó en la Curva Traverso y ambos desertaron.

“No sé lo que quiso hacer... Yo ya tenía la posición ganada”, dijo el Titán. “Veo un hueco, meto mi auto y Agustín se cierra. Ahí nos tocamos”, comentó Manu, que fue excluido y largará último en las dos próximas finales. Esto obligó a una de las tres neutralizaciones. Las otras dos fueron por un toque entre Bruno Etman (Fiat) y Matías Muñoz Marchesi (Chevrolet) y la restante por el fuerte golpe de Carlos Javier Merlo (Fiat) contra el muro. El puntano sufrió un traumatismo lateral de cráneo que le hizo perder el conocimiento unos minutos. Lo trasladaron a una clínica local donde se le hizo una tomografía y no se constataron lesiones.

El abandono de Canapino fue bien aprovechado por Facundo Ardusso (Renault), quien terminó cuarto y le descontó valiosos puntos al arrecifeño. Había llegado a esta cita a 37 unidades y ahora está a 16. “Estoy contento con este resultado. San Juan nos cayó muy bien, pudimos recortar en el campeonato y nos mantenemos a la expectativa”, explicó el santafesino, que el sábado fue el más rápido en clasificación.

En dos semanas seguirá esta historia con otro clásico del Turismo Competición, en General Roca, donde habrá dos carreras, una el sábado y otra el domingo. Más alternativas para una definición abierta y que está al rojo vivo.

PorDarío Coronel