Otras categorías

22/05/2018

Héroes

Dos espectadores y un piloto le salvaron la vida al británico Nelson Rowe, luego de que se accidentara y quedara envuelto en llamas. Ocurrió en Gran Bretaña.

Un espectador, junto al piloto Callum Grant, dan vuelta el vehículo de Nelson Rowe, con él dentro.

El pasado fin de semana, la Fórmula Ford Histórica (compuesta por modelos de la conocida categoría escuela anteriores a 1972) llevó a cabo en Cadwell Park, Gran Bretaña, su primera fecha del año. El sábado, mientras se disputaba la segunda competencia de la jornada, Nelson Rowe, doble campeón de la categoría, fue protagonista de un impactante accidente.

Al recorrer la tercera vuelta, el británico se enganchó con su colega Cameron Jackson y tomó vuelo, para luego aterrizar en la vía de escape del circuito boca abajo. Inmediatamente, las llamas comenzaron a aparecer en la zona del motor, con el piloto dentro del vehículo.

En ese momento, el piloto Callum Grant, que se encontraba en plena carrera, detuvo su marcha y se acercó al auto accidentado. Tras constatar que Rowe permanecía en su interior, intentó darlo vuelta, aunque sin éxito debido a su peso (400 kilos). Sin embargo, rápidamente recibió la ayuda de un espectador, que tras saltar las vallas divisorias y sin ropa ignífuga alguna, lo asistió para así girar el monoplaza.

Luego, Rowe pudo salir del habitáculo gracias a que aquella misma persona integrante del público le desabrochó los cinturones. Mientras tanto, otro espectador acercó un matafuegos, para extinguir las llamas que ya había tomado todo el sector trasero del coche.

“No vi las llamas, pero sí olía el combustible y sentía la pierna mojada por la activación automática del extintor que llevamos en el auto”, comentó Rowe, que se mantuvo consciente en todo momento. “Mi casco quedó rajado y mi buzo chamuscado, pero estoy mucho mejor de lo esperado”, agregó quién no sufrió heridas de consideración.

Por su parte, Grant, el piloto héroe, comentó que “lo primero que hice al llegar al auto fue mirar si el piloto seguía allí. Rowe tenía los ojos cerrados pero gritaba ‘sacame’. Intenté hacerlo solo pero no pude”. Luego, reconoció lo hecho por el público: “Tengo mucha admiración por lo que hicieron. Estaban en remera y así y todo me ayudaron a dar vuelta el auto. Mientras uno le desabrochaba los cinturones, el otro fue a buscar un extintor”, explicó.

Jonathan Palmer, ex piloto de Fórmula 1 y dueño de la empresa que maneja el circuito, reconoció que “los comisarios de pista fueron ganados de mano por dos espectadores que ayudaron a dar vuelta el auto. Estamos agradecidos por lo que hicieron, pero no podemos alentar a otros a hacerlo”.

“Sería un error no tener en cuenta lo que pasó, por lo que ya lo estamos estudiando”, concluyó.

 

Fotos: Mick Walker.