Otras categorías

15/05/2018

Feo pero útil

El pasado fin de semana, el Halo resultó efectivo ante un accidente en la Fórmula 2. Fue la primera gran prueba del elemento de seguridad implementado este año.

Así quedó el Halo de Tadasuke Makino, quién salió ileso del accidente.

En el último día de acción del Gran Premio de España de Fórmula 1, el Halo se puso a prueba por primera vez desde su implementación. Y vaya si funcionó.

Ocurrió en la carrera dominical de la Fórmula 2, categoría que, al igual que la Máxima, implementó desde esta temporada el elemento de seguridad, con el fin de mejorar la protección de los pilotos.

El hecho en concreto sucedió en la vuelta 4 de las 26 pactadas, mientras los japoneses Nirei Fukuzumi (Arden) y Tadasuke Makino (Russian Time) transitaban la curva 4 del circuito de Montmeló. El primero, en su afán por superar al segundo, ingresó exigido al viraje y terminó golpeando contra aquel, lo que derivó en que su tren trasero se despegara del asfalto y golpeara contra el cubremotor de su compatriota. Ello no fue todo, ya que el neumático trasero izquierdo también impactó el Halo, antes de que el coche retornase al suelo.

Años atrás, aquel golpe contra la zona que ahora ocupa el novedoso implemento de seguridad podría haber dejado con graves heridas a Makino (tal como lo atestiguaron las marcas de caucho que quedaron en su monoplaza), ya que el neumático superó la altura de las protecciones laterales del habitáculo. Afortunadamente, el Halo estaba allí, lo que permitió que los dos involucrados salieran ilesos de sus vehículos. 

Si bien no es de lo más agraciado en cuanto a estética, el Halo cumplió su función, y con eso basta para catalogar su implementación como un acierto.

 

EL ACCIDENTE, DESDE LA VISTA DEL F.2 DE ROBERTO MERHI: