Otras categorías

22/02/2017

La joya del verano

El EDV volvió a brillar en Villa Gesell. Tuvo más de 1.000 participantes y 130.000 espectadores.

Sin dudas, el Enduro del Verano es el evento de mundo motor más grande de nuestro país, tanto en cantidad de participantes como de espectadores. La 24ª edición, que se realizó en las dunas de Villa Gesell el último fin de semana, fue una clara muestra de ello: reunió a más de 1.000 competidores, entre todas sus clases; y atrajo a más de 130.000 personas.

“Jamás pensamos que llegaría a ser algo tan grande”, dice Víctor Gilabert, quien junto a Charlie Allue creó en 1992 lo que primero se llamó Le Touquet en honor a la carrera francesa en que se inspiró esta prueba.

Aquella primera competencia se realizó en Pinamar con 200 participantes y más de 1.500 personas como público. “Nos tuvimos que ir de ahí un par de años después porque a los vecinos les molestaba que las motos pisaran el pasto de la vereda cuando iban para el circuito. Estimo que ahora deben estar arrepentidos”, agrega Gilabert con cierta ironía.

Lo cierto es que el EDV es un evento que se ganó el rótulo de clásico por derecho propio y hoy sirve para extender unos días más la temporada veraniega gesellina. Por eso se disputa, desde hace algún tiempo, en la segunda quincena de febrero.

“Le Touquet y el EDV tienen varios puntos en común, como que se disputa sobre la arena y cerca del mar y que es una carrera en que también está abierta a pilotos amateurs”,

Adrien Van Beveren

Toda la acción transcurrió en un predio de 300 hectáreas ubicado en el kilómetros 408 de la Ruta Provincial Nº 11. Ahí se instalaron los miles de competidores, ya sea los profesionales que tomaron al EDV como el inicio de su agenda deportiva hasta amateurs que quisieron darse el gusto de correr en esa prueba que alguna vez siguieron como espectadores. También hubo un patio de comidas y stands en la que diferentes marcas promocionaron sus productos con bellas señoritas. En síntesis, todo lo necesario para pasar un fin de semana agradable.

“La magia de este tipo de eventos es combinar al amateur que usa su moto solo una vez por año para participar de esta carrera con un piloto que vive de esto y tiene apoyo oficial. Tanta diversidad de objetivos en un mismo largador hace que tenga tanto éxito”, afirma Javier Pizzolito, quien disputó 19 veces el EDV y lo ganó en 2003 y 2009.

Tanta trascendencia ha tomada el EDV en estos años que cautivó a varios pilotos extranjeros. Tal es el caso del francés Adrien Van Beveren, que corre para el equipo de Yamaha Argentina. “Una vez compitiendo en Le Touquet escuché a unos pilotos que hablaban de una carrera similar que había en la Argentina y me dio mucha curiosidad”, le cuenta el galo a CORSA.

 

Adrien Van Beveren.

Adrien Van Beveren.

“Cuando firmé mi contrato con Yamaha Francia una de las primeras cosas que hice fue pedir algún contacto con Yamaha Argentina para decirles que quería correr el EDV. Debuté en 2012 con un segundo puesto y desde entonces vengo siempre”, afirma el galo, que tiene el honor de haber inscripto su nombre en la lista de triunfadores de Le Touquet (2014, 2015 y 2016) y también del EDV (2013 y 2015).

En estos años el EDV logró varios hitos que acrecentaron su leyenda. En 2014 entró al Libro Guinness de los Récords como la carrera más grande del mundo a través de los 650 participantes de la prueba de cuatriciclos. Mientras que en septiembre pasado la prestigiosa revista especializada Motocross Action la puso en la lista de las diez carreras hay que correr que sí o sí.

La adrenalina se vivió durante viernes, sábado y domingo, aunque los momentos más emotivos llegaron en la última jornada cuando se disputaron las carreras de las categorías Amateur, Pro y ATV con cientos de pilotos largando a la par.

Si bien fueron muchos los que corrieron por la gloria a lo largo de los 12,5 kilómetros del circuito, el triunfo lo disfrutó uno solo. Esta vez el honor lo tuvieron Joaquín Luongo (Amateur Shootout), Nahuel Kriger (Motos Pro) y José Guerra (ATV Pro).

 

Ahora el EDV ya piensa en su edición 25º. “Cuando celebramos los 20 años fue algo muy emotivo… No quiero imaginarme lo que será el festejo del año próximo”, explica Gilabert. Seguramente será especial, pero como lo viene siendo cada una de sus ediciones desde 1992. Porque el EDV tiene ese misticismo que solo se consigue con el paso del tiempo.

 

Galería del EDV 2017

-Todo el color del Enduro del Verano

PorDiego Durruty