Empresas & Negocios

16/02/2017

110 años de automovilismo

Pirelli celebra un nuevo aniversario de su incursión en el deporte motor en el Museo Nacional del Automóvil de Turín.

"Llegamos primeros a París, sólo cambiando dos ruedas", fue el telegrama enviado desde la capital francesa en agosto de 1907 por el Príncipe Scipione Borghese, quien ganó la Beijing-París al volante de un Itala equipado con Pirelli, que tenía una enorme ventaja sobre sus rivales.

Para ese entonces, sobre aquellas carreteras, fue un resultado excepcional: lo logró tras 16.000 kilómetros de agotamiento que castigó a los pilotos, autos y neumáticos. Fue también una aventura que atrajo la atención del público hacia el destacado rendimiento y seguridad de un producto que pronto sería reconocido por el famoso logo de Pirelli, que es ahora una imagen popular en todo el mundo.

Hoy, la marca italiana celebra su 110 aniversario en el automovilismo.  Y lo hace de una manera tal que marca cómo los tiempos han cambiado. Durante muchos años, el automovilismo fue crucial para el desarrollo de la tecnología en los neumáticos de automóviles y motos. Pirelli tomó conciencia de esto a finales del siglo XIX, cuando el fundador de la compañía, Giovanni Battista Pirelli, observó cómo las carreras de motos podrían servir de banco de pruebas para sus productos de carrera. Y es por eso que este hito se celebra en el Museo Nacional del Automóvil de Turín: un verdadero ícono de la historia del automovilismo a lo largo de dos siglos y la actual sede del Itala 35 / 45HP que ganó en París y marcó el primer capítulo de la ilustre historia de Pirelli en el deporte de motor.

Desde el Itala del Príncipe Scipione hasta los nuevos neumáticos anchos de F1 que pronto harán su debut en el Gran Premio de Australia, la colección de tesoros de dos y cuatro ruedas equipados por Pirelli en el mencionado museo representan los 110 años de historia, en los que la firma siempre estuvo al más alto nivel deportivo.

Múltiples campeones han asistido a la celebración, desde algunas de las estrellas de la Fórmula 1 a la leyenda Alessandro Zanardi, un medallista olímpico de oro que ha vuelto al automovilismo y de vuelta también a conseguir victorias: obviamente con Pirelli. También estuvo presente Stefano Domenicali, el presidente de Lamborghini: una marca que denota la renombrada transferencia de tecnología de Pirelli entre carretera y pista.

Muchos campeones y fabricantes conmemoraron las 2200 carreras y más de 340 campeonatos (entre autos y motos) en los que Pirelli compite en todo el mundo.