Empresas & Negocios

28/06/2016

WEGA te enseña...

Como funcionan los filtros de Urea para sistema de reducción catalítica selectiva de gases contaminantes.

Cuando un motor se pone en marcha, genera una cantidad de gases que son liberados por el escape. Mucho de estos gases son nocivos para el medio ambiente. Es por eso que en varios países se están creando normas para controlar la emisión de gases contaminantes, principalmente en los vehículos con motorización diésel.

La reducción catalítica selectiva es una tecnología que utiliza un líquido en base de urea para el sistema de escape y un convertidor catalítico para reducir en forma significativa la emisión de óxido de nitrógeno.

La forma de funcionamiento consiste en inyectar pequeñas cantidades de una solución de urea al 32.5 % disuelta en agua desmineralizada, que se juntan con los gases calientes del escape, donde se vaporiza y se descompone formando amoníaco y dióxido de carbono. El amoníaco en conjunto con el sistema catalítico convierte el óxido de nitrógeno en nitrógeno y vapor de agua.

Los sistemas de reducción catalítica selectiva de urea poseen inyectores, donde pueden entrar abrasivos y otros contaminantes que pueden ocasionar obstrucciones en el circuito. Para ello, el sistema cuenta con un filtro que evitar la contaminación.

WEGA cuenta en su catálogo con filtros de Urea para todas las aplicaciones actuales del parque de vehículos diésel que cuentan con este sistema. Estos filtros deben ser reemplazados cada 300.000 km aproximadamente como parte de la rutina de mantenimiento.

Los camiones que vienen equipados con este sistema tienen indicadores que alertan al conductor sobre el nivel de Urea que cuenta la unidad y en caso de que se vacíe el tanque el vehículo reduce su potencia en forma considerable para alertar al conductor que debe llenar el tanque.