Mundo CORSA

16/05/2019

Titanes del Pacífico

El Súper GT y la Súper Fórmula son las categorías que mandan en Japón. Mucha tecnología y fuertes presupuestos.

Desde hace varias décadas Japón ofrece una alternativa de primer nivel para los pilotos que no pueden correr en Europa o los Estados Unidos. El gigante asiático es uno de los países más avanzados y la cuna de Honda y Toyota, dos de las terminales más importantes del planeta. Estas fábricas encabezan la competición en las dos principales categorías niponas, el Súper Gran Turismo y la Súper Fórmula.

En el SGT las mencionadas automotrices lideran el parque de la división mayor al que se suma Nissan. La categoría nació en 1993 en reemplazo del campeonato nacional de sport prototipos. En 1996 se modificó el reglamento y empezó a forjar su camino actual. Su clase superior es el GT 500 donde cada marca emplea su motor en base a un cuatro cilindros de dos litros, con turbo y de 600 HP. En esta especialidad corren los Honda NSX GT, el Lexus LC 500 (N. de la R: división de alta gama de Toyota) y el Nissan GT-R Nismo. En tanto que tiene tres proveedores de neumáticos: Bridgestone, Yokohama y Dunlop. 

Mientras que con un presupuesto menor luego aparece el GT 300, donde la potencia está limitada a 300 caballos y tienen mayores restricciones para hacer cambios respecto de los autos de calle. Son GT3 de 10 marcas: Porsche 911 R, Mercedes AMG, McLaren 720S, Lotus Evora MC, Toyota Prius APR GT, Nissan GT-R Nismo, Honda NSX, Lexus RC F, Subaru BRZ y Aston Martín Vantage AMR.

Una de las estrellas del Super GT es el actual campeón de la clase mayor, Jenson Button.

Una de las estrellas del Super GT es el actual campeón de la clase mayor, Jenson Button.

Su calendario actual ya cumplió con dos de sus ocho fechas con carreras que van de 250 a 500 kilómetros y hasta una competencia 500 millas en Fuji. Los otros autódromos son el de Suzuka, que recibe el Gran Premio de Fórmula 1, Okayama, Motegi, Sugo, Autopolis (Kamitsue) e inclusive visitan Tailandia, en el trazado de Chang, en Buriram.

Para esta temporada el GT 500 tiene 15 autos y su conducción es compartida por dos corredores. Entre su staff de 31 pilotos se destacan los ex F-1, el inglés Jenson Button (Team Kunimitsu / Honda), quien es el actual campeón junto con el local Naoki Yamamoto, y el finlandés Heikki Kovalainen (Lexus Team SARD).

Mientras que el GT 300 cuenta con un parque de 25 vehículos. Uno de ellos es conducido por el franco-argentino Sacha Fenestraz, quien corre con un Nissan del Kondo Racing y tiene como compañero al nipón Kazuki Hiramine. Ambos lograron la pole positions en la segunda fecha en Fuji y son terceros en el campeonato. Una curiosidad: hasta el año pasado en su plantel de competidores figuraba Shinji Nakano (Team Taisan / Audi), aquél que fue compañero de nuestro compatriota, Esteban Tuero, en el equipo Minardi de F-1 en 1998. 

La otra destacada en la tierra del sol naciente es la Súper Fórmula o también conocida en su momento como Fórmula Nippon, época en la que corrían allí Norberto Fontana y el propio Tuero. Es su principal categoría de monopostos. Nació en 1973 como Fórmula 2000. Luego en 1978 pasó a llamarse Fórmula 2. Más tarde adoptó el reglamento de Fórmula 3000, por entonces promocional directa de la F-1. Entre 1996 y 2012 se denominó Fórmula Nippon. Hasta que en 2013 inició su presente camino, con todos chasis Dallara SF14 y motorización turbo de cuatro cilindros y dos litros de Honda y Toyota, es decir, similares a los del GT 500. Sus autos pesan 650 kilos. Mientras que su proveedor de neumáticos es la local Yokohama.
 

Naoki Yamamoto es el actual monarca de la Super Formula, la principal categoría de monopostos del país asiático.

Naoki Yamamoto es el actual monarca de la Super Formula, la principal categoría de monopostos del país asiático.


En este ejercicio tienen 11 equipos y 20 pilotos. Entre sus escuadras se destacan las conocidas Tom’s, con impulsores de Toyota y Mugen, con fierros de Honda. Luego de cinco temporadas para 2019 cambió de monoplaza y estrenó el SF19. El flamante monoposto no tiene DRS como su antecesor, pero mantendrá el OTS (OverTakeSystem) con una entrega de 50 caballos más de potencia a lo largo de 20 segundos. Tiene novedades en el frente aerodinámico, su distancia entre ejes será más corta, el alerón trasero más bajo y con inclinación hacia atrás. Desde Dallara afirman que es más seguro que el anterior e incluye el halo. 

La especialidad ostenta una buena posición económica por sus patrocinantes. Al aporte de Honda y Toyota, se suman Hitachi y Sony, empresas que también se dedican a promocionarla. Esto les permitió a las escuadras contratar a pilotos internacionales, por caso, en 2017 compitieron el sueco Félix Rosenqvist (también corre en Fórmula E), el alemán André Lotterer (campeón en 2011, bicampeón del STG y dos veces ganador de las 24 Horas de Le Mans) y el francés Pierre Gasly, actual piloto de Red Bull en la F-1, quien hace dos temporadas perdió el título de la especialidad por medio punto a manos del nipón HiroakiIshiura (JMS P.MU Cerumo INGING / Toyota). También compitieron en 2018 los locales que tuvieron su paso por la Máxima, Kamui Kobayashi (Team KCMG / Toyota) y Kazuki Nakajima (Vantelin Team Tom’s / Toyota). El año pasado corrió el brasileño Pietro Fittipaldi (Team Le Mans / Toyota), nieto de Emerson Fittipaldi. El actual campeón es el nipón Naoki Yamamoto (Team Mugen).

Su temporada se compone de solo siete eventos (ya corrió uno). En cada cita hay una carrera que ronda los 70 a 80 minutos de duración. Respecto de sus autódromos, salvo el mencionado escenario tailandés, visita los mismos que el Súper GT. Ambas divisionales no superponen sus carreras. Tampoco compiten en los fines de semanas del GP de F-1 (13/10), en el de las 6 Horas de Fuji del WEC (6/10) ni con el MotoGP (20/10). Octubre es sin dudas el mes por excelencia para los fanáticos japoneses del deporte motor.

No todo es F-1, a pesar de ser el sueño de la mayoría de los pilotos. Hay vida después de Europa. Lo saben los que emigran a los Estados Unidos y también lo tienen claro los que se van a correr a Japón.

 

La unión hace la fuerza

En el horizonte del Súper GT asoma un ambicioso proyecto: la unificación de sus regulaciones con el DTM en lo que se llamará Clase Uno, con diferentes cargas aerodinámicas y el motor V6 turbo. Ante la salida de Mercedes a fines de 2018, la categoría germana perdió a uno de sus tres fabricantes. Para promover esta fusión reglamentaria en 2019 estaban previstas dos carreras de exhibición, una en cada país. Aunque la cita que estaba pautada en Hockenheim, Alemania, se truncó por problemas de logística para trasladar los autos desde Japón. Sin embargo, ambas divisiones sí compartirán fecha, el 23 y 24 de noviembre en Fuji. Allí se esperan 29 máquinas conjuntas, 15 del GT 500 y 14 del DTM. Tampoco se descarta la creación de un campeonato mundial que es visto con buenos por la FIA, pero esto no impedirá la continuidad del Súper GT a nivel nacional en Japón o del propio DTM.

 

Con las "fieras"

El Súper GT también le ofrece a los fanáticos una experiencia única. Se trata del denominado “Circuit Safari”, donde el público se sube a un colectivo en la sesión libre de los domingos por la mañana y en alguna prueba de pretemporada. El ómnibus transita por la parte lenta del circuito, sin obstruir el paso acelerado de los autos del GT 500 y GT 300. La gente arriba del bus tiene la posibilidad de estar muy cerca de los coches, viviendo la adrenalina de circular en plena recta y ver cómo se enciman los vehículos a toda velocidad. Las fotos y videos de los fierreros están a la orden del día con las máquinas de competición en plena acción.

 

PorDarío Coronel