Mundo CORSA

08/05/2018

Vuelve una leyenda

La empresa fundada por el hijo de Jack Brabham presentó el BT62, un deportivo exclusivo para circuitos.

Brabahm vuelve a las pistas de la mano del BT62. Este impresionante deportivo fue concebido por Brabham Automotive, la empresa que fundó David Brabham para continuar con el legado de su padre Sir Jack.

Como se trata de un coche solo para circuito los ingenieros de Brabham han llevado la aerodinámica al extremo al punto de ser capaz de generar 1.200 kilos de carga.  Además, se utilizó fibra de carbono en diversos elementos como splitters, difusores, faldones laterales y el enorme alerón posterior.

El Brabham BT62 cuenta con un motor V8 atmosférico de 5.4 litros en posición central, de diseño propio que produce 700 CV. Toda la potencia se traslada a las ruedas traseras gracias a una caja de cambios secuencial de seis velocidades.

El BT62 tiene un costo de un millón de euros y, según Brabham Automotive, la producción estará limitada a 70 unidades. La mitad de esos vehículos estarán pintados de verde y oro en homenaje al auto que utilizó Sir Jack Brabham para ganar el cetro de 1966 (el último de los tres que logró en la categoría, pero el primero con su propia escudería).

“El equipo que tenemos y la visión que compartimos proporcionan una plataforma sólida para que Brabham Automotive ejecute su estrategia comercial a largo plazo. Nuestro primer paso para cumplir esa meta es el Brabham BT62, un automóvil realmente digno de llevar el icónico nombre de Brabham”, afirmó David Brabham, que confirmó que en un futuro cercano un BT62 estará corriendo en las 24 Horas de Le Mans.