Mundo CORSA

09/03/2018

Extinguidas (I)

A través de los años muchas categorías quedaron en el camino. En este informe, dividido en tres partes, un repaso de esas divisiones que, en su momento, marcaron una época y que luego desaparecieron.

La F-1 Mecánica Argentina era la versión nacional de la Fórmula 1.

La Argentina es un país donde las categorías de automovilismo se reproducen casi como sus pilotos. A nivel nacional, hubo varias que acapararon la atención a lo largo del tiempo. Otras pasaron con más pena que gloria. Por distintas razones, hubo diez divisionales que se terminaron y quedaron en el pasado. Había para elegir: monopostos, prototipos, monomarcas, autos de turismos y hasta camionetas y camiones. Un repaso de ellas permite conocer un poco más la historia de este deporte en nuestro país. A continuación, sus detalles por orden cronológico según su aparición.

ALGUNOS ANTECEDENTES

Tomando como la primera carrera fiscalizada por el Automóvil Club Argentino (ACA) a la Recoleta-Tigre de 1906, luego hubo otros eventos que estuvieron bajo el ala de la entidad madre como el Gran Premio de Carretera, el Campeonato del Kilómetro y el Campeonato de Milla, que en 1920 tuvo una prueba en La Plata con una de las primeras referencias de rigurosidad reglamentaria, en la que se crearon dos categorías divididas en cilindradas y otras subdivisiones, según pilotos profesionales y amateurs. Se sumaron otras competencias de envergadura como la Copa América, el Premio Circuito de Otoño, el GP del Comercio en Córdoba, GP Provincia de Santa Fe, las 500 Millas Argentinas y el Campeonato de la Hora, la carrera que en 1927 inauguró el primer autódromo en el país ubicado en Av. General Paz y Av. de los Constituyentes (CABA). Fue la época de los Martín Álzaga Unsué, Raúl Riganti, Ernesto Blanco, Domingo Bucci y Eduardo Caro. Pero si de creación de categorías hablamos, un hecho clave fue el nacimiento en 1931 de la Comisión Deportiva Automovilística (CDA) del ACA, mismo año en el que surge la Asociación Argentina de Volantes (AAV). 

FUERZA LIBRE Y FUERZA LIMITADA (1933-1961)

El REO de Fuerza Libre de Ernesto Blanco.

El REO de Fuerza Libre de Ernesto Blanco.

Dio continuidad a las primeras carreras en nuestro país. En sus inicios se corría sobre chasis sport o deportivos de Ford T y el Chevrolet Classic Six. Luego se sumaron otras marcas. En F-Libre la preparación era artesanal y sin límites. Había rienda suelta al ingenio. En ella, en sus primeros años, se destacaron nombres como los del propio Blanco, Emilio Karstulovic y Arturo Kruuse. Tuvo ilustres campeones como Clemar Bucci (1947), Alfredo Pian (1953, 1954 y 1955) y Ramón Requejo (1957 y 1960), entre otros. En tanto que la F-Limitada debía cumplir con ciertos parámetros. Algo para destacar fue su peligrosidad por la clase de autos, con muchos accidentes trágicos. Por ello el ACA no fiscalizó el Gran Premio en 1934, aunque volvió a hacerlo en 1937. Fue cuando le propuso a Vialidad Nacional que no se admitieran coches especiales, de carrera o tipo sport y permitiendo sólo los vehículos con carrocería cerrada, lo que fue el nacimiento del Turismo Carretera. No obstante, la Limitada y Libre continuaron, pero con el nacimiento de la Fórmula 1 en 1950, sus pilotos y preparadores se vieron inspirados por la Máxima promoviendo años más tarde el surgimiento de la Fórmula 1 Mecánica Argentina.

F-1 MECÁNICA ARGENTINA (1962-1979)

 

Fue la versión criolla de la Fórmula 1 con autos cuya fisonomía era muy similar a los del Mundial. Monstruos de la aerodinámica con motores de tres o cuatro litros. Entre sus figuras y campeones figuran Nasif Estéfano (1963/64), Eduardo Copello (1968), Jorge Ternengo (1969), Jorge Cupeiro (1971), Ángel Monguzzi (1972), Néstor Jesús García Veiga (1973), Luis Rubén Di Palma (1974/78), el uruguayo Pedro Passadore (1976/77) y Jorge Omar Del Río (1979). Hacia 1980 las terminales que aportaban la motorización prefirieron pasarse al flamante TC 2000, donde también podían promocionar sus autos de calle. La F-1 MA finalizó su época dorada o al menos como categoría nacional ya que resurgió en 1985 como un zonal y hoy compite de tal forma con algunas reliquias de sus mejores años.  

F-2 NACIONAL (1969-1982/1986-1992)

La F-2 Nacional desaparició en 1992.

La F-2 Nacional desaparició en 1992.

En su mayoría fueron monopostos fabricados en la Argentina como los Berta, Crespi y Martos. También hubo algunos europeos. Sí todos emplearon motores nacionales de diversas marcas. Entre sus campeones se destacan Carlos Alberto Reutemann (1969), Cocho López (1972), Miguel Ángel Guerra (1975/76/77), Miguel Ángel De Guidi (1979), Guillermo Maldonado (1980/82) y Alberto Scarazzini (1981). En 1983 la especialidad y su versión brasileña dieron lugar a la creación de la F-2 Codasur. Hubo un paréntesis hasta 1986, cuando la F-2 Nacional volvió a tener su certamen. En esa etapa tuvo solo dos campeones: José Luis Di Palma (1986) y el aplastante Gabriel Massei (1987/88/89/90/91/92). El séxtuple campeón y ex piloto de Marcos Juárez le contó a CORSA que con esta especialidad, “pasó algo muy raro porque a mediados de 1990 llegamos a tener arriba de 30 autos y desde 1991 muchos pilotos se fueron, algo que nunca nadie me explicó el por qué... En 1992 la categoría estaba mal. Entre los pocos que quedamos y algunos que éramos los referentes, recibimos la propuesta de Eduardo Bouvier para transformar la categoría con motorización de Renault, lo que dio surgimiento a la Fórmula Súper Renault. Primero me negué, pero para intentar mantenernos luego acompañé ese proyecto, que lamentablemente también se terminó...”  

Y estas son solo algunas categorías. La próxima semana, la segunda parte de este informe…

PorDarío Coronel