Mundo CORSA

12/08/2017

El Flaco vs. Cocho: Duelo de titanes

A principios de 1986, Juan María Traverso y Cocho López captaron la atención de la calle por su furiosa rivalidad en el Club Argentino de Pilotos. La recordamos con esta entrevista publicada en la edición Nº 1037 de CORSA.

En el inicio de la temporada 1986 del Club Argentino de Pilotos, los principales protagonistas en la lucha por el título eran Juan María Traverso y Cocho López, quienes empataban la primera posición en el torneo tras las primeras cuatro fechas del certamen.

En Buenos Aires, Traverso logró la pole position y Cocho quedó cuarto en clasifica a 26/100. Ambos triunfaron en cada una de sus series, y en la final Traverso aventajó a Cocho por 3s58 tras la desclasificación de Tito Bessone, escolta en la pista. En Mendoza, Cocho fue tercero y Traverso décimo en la prueba de clasificación. Una de las series mostró a aquél séptimo, y la otra tuvo como ganador al Flaco, mientras que éste se impuso en la final aventajando por 1s82 a López.

En Rafaela, nuevamente Traverso fue pole position, aventajando a Cocho (tercero) por 15/I00. Los dos se encontraron en la primera serie, donde aquél fue segundo y éste tercero a 29/100. En la final, López fue segundo tras la desclasificación del “ganador”  Mustafá, Traverso clasificó 17º tras parar en llanta. En la última competencia, en Allen, el de Ramallo fue el más veloz en la prueba clasificatoria, Cocho segundo a 26/100 y los dos vencieron en cada una de las series. En la final prevaleció Traverso estableciendo 2s80 sobre López, tras lindo duelo

La polémica estuvo presente –a excepción de Buenos Aires- en cada una de las competencias, a punto tal que, televisión mediante, logró una trascendencia tremenda entre el público con frases como: “¡Cheee, Flaco! Dejalo ganar una a Cochito…” o “Por favor, Cocho. Acabá con la farsa de Traverso”…

En torno a una mesa en la coqueta confitería de Cocho en “Harrod’s”, los protagonistas de lo que en ese momento era la pelea del año se juntaron a pedido de CORSA. A continuación, la entrevista que salió publicada en la edición Nº 1037 de La Única.

-Ustedes dos se dijeron de todo y ahora están aquí, uno frente a otro y charlando sin problemas, e incluso van almorzar juntos. ¿Cómo se entiende esto?
Traverso
: -Muy simple… Porque no estamos arriba de ningún auto de carreras.
Cocho: -Clarifico un poco esto que dijo el Flaco. Tenemos una relación cordial, pero una vez que cerramos la puerta del auto de carrera, cada uno se olvida de esa amistad para enfrascarse en la lucha por el primero.
Traverso: -Y los números dicen que el “1” soy yo.
Cocho: -Lástima que por ahora ese número lo tengo en mi poder y no sé con qué me lo vas a sacar…
Traverso: -Lo que pasa con Cocho es simple: Maneja muy bien, pero tiene el defecto de que habla más de lo que maneja.
Cocho: -Voy a pasar por alto esa frase para recordar que esta polémica entre nosotros no es de ahora sino que arranca desde hace algunos anos. Concretamente en 1979, cuando corríamos en TC2000. Después no volvimos a juntarnos con autos iguales en carreras iguales, cosa que volvió a darse ahora.

-Muchos dicen que los Nissan 300 ZX no tienen un rendimiento similar y que existen grandes diferencias de potencia entre los autos que conforman el parque de la categoría. ¿Qué pueden decir sobre este tema?
Traverso
: -Lo que pasa es que los 300 ZX no son iguales a los 280 ZX... Y de eso algunos pilotos parece que todavía no se enteraron.
Cocho: -Lógico... La distribución de pesos es distinta, lo mismo que el diagrama de suspensión. Además, los motores también aceleran de otra forma y los 300 doblan mucho más.
Traverso: -Yo creo que ahora se está trabajando con las mismas variaciones que se usan en la Fórmula 2, cosa que antes, con los 280, no se hací.

La tapa de la edición Nº 1037 de CORSA.

La tapa de la edición Nº 1037 de CORSA.

-¿Se sienten conformes con el rendimiento de sus autos?
Traverso: -Hasta ahora los resultados me han dado la razón. Subí por primera vez el viernes anterior a la carrera de Buenos Aires, con el motor ya asentado por la gente del equipo en Avellaneda. Después, el motor no se tocó para nada. Se midió en el "kilómetro marcado" el punto óptimo de distribución, alineamos, trabajamos con la presión de las gomas y con los amortiguadores. Lo real es que el auto se pone a punto en cada circuito. Por eso dije antes que en la 300 se trabaja con variaciones idénticas a las de la F-2.
Cocho: -Con respecto a eso, creo que nuestros autos, si bien tienen un rendimiento similar, son distintos. Uno es más rápido en un sector, y el otro en otro. También entiendo que hay que perder en alguna curva para ganar en la que viene. Para Buenos Aires, yo me limite a trabajar en la puesta a punto y la amortiguación. Ya en Mendoza el motor rindió un poco más, y para Allen me preocupé por motor, frenos y alineación. El auto anda bien aunque en quinta velocidad la potencia merma. Tal vez puede pasarse de avance el distribuidor. Soy optimista para el futuro y me baso en que subí al podio en las últimas doce carreras, Además, voy primero en el campeonato... ¡Ah! ¿Sabés que el duelo no se va a limitar al CAP? Dentro de poco voy a estar con una Fuego hecha por Antelo en TC2000. ¡Y allí sí que te voy a dar Flaco!

-¿Seguís criticando el sistema de puntaje?
Traverso: -Por supuesto... Si yo gané tres carreras y Cocho fue segundo en cuatro, no es lógico que estemos empatando el campeonato...

-¿Opinás lo mismo?
Cocho: -Sin dudas. Pienso que el ganador no está debidamente compensado con la actual escala de puntaje. Creo que lo más lógico sería usar el sistema de la Fórmula 1, que tiene menos puntos, pero con más valor.
Traverso: Por supuesto, y si no, fijense... Con la escala de la F-1, yo debería tener 27 puntos, y Cocho seria segundo a tres puntos. Pero no... Empata la punta del campeonato conmigo y no ganó ninguna carrera...

-¿Qué pasó en Mendoza?
Cocho: -Y... el Flaco puso el pie en el freno justo cuando acelerábamos y yo iba detrás de él. Dice que se le cruzó una mancha de aceite...
Traverso: -¿No ves?... Al final tengo razón. ¡Cocho habla más de lo que maneja!

-Ahora, hablando un poco más en serio, ¿ustedes creen que la competitividad sigue siendo patrimonio del CAP?
Traverso: Yo sostengo que sí... en la medida que cada uno de los pilotos se preocupa por trabajar. Aquí sucede lo mismo que en otras categorías. Por ejemplo en F-1 hay varios equipos que usan motores Renault, todos están casi en un mismo nivel en cuanto a potencial económico, y sin embargo hay diferencias. Lo mismo pasa en TC2000… Habrá unos diez Sierra pero sólo son dos los que ganan. Los demás pareciera que son de otra categoría...

Estuvieron juntos. Hablaron… a veces en serio y otras en broma. Repitieron casi el mismo libreto que esgrimen luego de cada competencia. Aunque coincidieron en algo: "En torno de nosotros no pretendemos crear un ambiente de animosidad y tampoco llegar a un enfrenta miento personal en la vida de relación, que no tendría sentido. Pretendemos ser un ejemplo para los jóvenes que recién comienzan crearles una metalidad sana y no caer en el sensacionalismo. Eso sí cuando se larga la carrera, los dos vamos a cara de perro”.

Juan María Traverso y Osvaldo Abel López son así... Tan virtuosos como "mañeros" en la pista. Como casi todo piloto que se precie de bueno…Ambos, en el Campeonato Argentino de Pilotos 1986 encabezan las posiciones y son eje de una polémica que ya ganó la calle. Aquí se los mostramos tal como son, sin pretender encontrar un fondo que vaya más allá de lo estrictamente deportivo. La "pelea" tiene como escenario deportivo cada circuito. Lo demás, entiéndalo como usted quiera...

Por Oscar Izzo
Foto: Alfredo Calascione.