Mundo CORSA

24/12/2016

Regalo de Navidad

En víspera de la Noche Buena de 1950, Juan Manuel Fangio ganó las 500 Millas de Rafaela.

Tras disputar la primera temporada de Fórmula 1 con Alfa Romeo, Juan Manuel Fangio extendió su actividad hasta horas previas a la Noche Buena de 1950. Sí, el 24 de diciembre de ese año el Chueco ganó las 500 Millas de Rafaela, realizadas en un circuito de tierra compactada. El actual óvalo por entonces era un proyecto.

En el año del 69º aniversario de su formación, la ciudad santafesina quiso plasmar una gran fiesta. Por intermedio de los responsables del Club Atlético lograron tener una cita especial trayendo monopostos internacionales, que por única vez corrieron (no fue una exhibición) en un trazado que no fuese de asfalto.

Fue así que Fangio y el otro referente argentino internacional por aquél entonces, José Froilán González, corrieron con dos de los tres Talbot-Lago T26C: motor de 6 cilindros en línea con doble árbol de levas a la cabeza, de 4.483 cm3, con una potencia de 260 caballos a 4.800 RPM y 270 km/h. de velocidad máxima.

El tercer Talbot fue para el francés Louis Rosier, el único extranjero participante. Las máquinas galas de la escudería de Anthony Lago lucieron el color representativo de su país: el azul.

Fangio en acción sobre el Talbot.

Fangio en acción sobre el Talbot.

El trío con las unidades europeas resultaron de otra categoría y les sacó una gran diferencia al resto del parque presente conformado por monopostos de la Fuerza Libre con mecánica nacional.

Fangio logró la pole y se impuso luego de 92 vueltas al extenso circuito de 8.746 metros. Fueron más de cuatro horas y media de carrera bajo un calor agobiante. El balcarceño fue escoltado por el propio Rosier y el tercero a 8 vueltas del ganador, fue Luis Brosutti (Mercedes-Benz SSK). Pepe, en tanto, abandonó tras 28 giros.

El auto con el que ganó Fangio hoy es propiedad de Gregorio Pérez Companc, que fue exhibido en la edición 2009 de Autoclásica.

Era otro mundo, otro automovilismo, muy amateur y nada que ver con el actual. Lo cierto es que, hace 66 años, hasta horas previas a la Navidad, hubo velocidad y adrenalina en una meca del automovilismo argentino como lo es Rafaela.

PorDarío Coronel