Mundo CORSA

13/10/2016

Lo que dejó Autoclásica 2016

Los exponentes del deporte motor nacional que se lucieron en la última edición realizada este fin de semana.

Como todos los años Autoclásica entrega una serie de joyas y algún que otro hallazgo de todos los tiempos. En la 16ª edición de la tradicional exhibición, el deporte motor nacional tuvo su lugar con exponentes de distintas categorías. También autos que argentinos corrieron a nivel internacional.

Las 52.000 personas presentes el fin de semana en el pasado en el Hipódromo de San Isidro, tuvieron la chance ver entre otros al Torino de TC que Luis Rubén Di Palma armó y preparó en 1989. El vehículo lo corrió en primera instancia Eduardo Copello. Lo restauró “Pelusa” Goya y pertenece a Roberto Lavalle.

Siguiendo con el Toro y con vistas a los 50 años de su estreno en la popular categoría, se presentó una réplica exacta del auto con la que la marca debutó y ganó en la Vuelta de San Pedro el 26/02/1967, con Héctor Luis Gradassi.

Enfrente de las muestras teceístas se ubicó una gran carpa donde hubo monopostos que marcaron la historia. Entre ellos el Williams FW07 con el que Carlos Alberto Reutemann ganó el Gran Premio de Mónaco en 1980. Además la Maserati 250F con la que José Froilán González corrió el Gran Premio de la República Argentina en 1956. También la Maserati 4CLT/48 con la que Juan Manuel Fangio ganó cinco carreras en 1949. Estos autos son originales y pertenecen a coleccionistas que celosamente esconden datos de cómo las consiguieron y cuánto pagaron por ellos…

Otros coches sin techo que se lucieron fueron los tres Brabham BT 15 de Fórmula 3 Europea, que Carlos Pairetti, Carlos Marincovich, Jorge Cupeiro y el propio Lole Reutemann, disputaron la temporada internacional en nuestro país en 1967.

Acompañaron la muestra otro hallazgo aparecido en 2009 como el Crespi NSU de la Fórmula Mini Junior, embrión de la Fórmula 4, hoy Fórmula Renault. Esa reliquia es de 1962 y es uno de los primeros monopostos del enorme preparador de Balcarce.

Asimismo, el Berta-Dodge con el que Jorge Omar del Río fue campeón en la F-1 Mecánica Nacional en 1979, el último gran año de esa especialidad. O el Berta-Tornado que el Loco Di Palma usó para ser bicampeón de Sport Prototipos en 1971/72. Todas estas joyas giraron en un circuito armado para la ocasión.

Por último, cabe destacar un vehículo que sobre el agua se destacó en 1971. Se trata de la lancha casco Pagliettini y motor Mercury, que obtuvo el récord mundial en 1971 en la categoría ON (Fórmulas 1 y 2), con Néstor Sarthou.

En Autóclásica 2016 hubo más 900 máquinas. Entre ellas el deporte motor nacional tuvo su lugar. Habrá que esperar otro año para volver a conocer más de la historia sobre ruedas para deleitarse.

PorDarío Coronel