Entrevistas

18/07/2012

''Será difícil que se repita lo de 2009''

José María López habla de su actualidad y admite que no está en el nivel que tuvo aquel año en el que ganó casi todo.


El esplendor que causó José María López en la temporada 2009 revivió la llama del automovilismo argentino que se había apagado de un tiempo a esa parte. No tenías que ser fierrero para saber que existía un Pechito que corría en autos de carrera, que antes lo había hecho en Europa y que hasta podía llegar a la F-1.

De hecho, después de aquel año en el que fue campeón de TC 2000, de Top Race y no ganó el de TC por una maldita mancha de aceite que le provocó su abandono en la última fecha cuando venía cómodo para ser campeón y ganar la Triple Corona (se consagró Emanuel Moriatis, quien luego admitió haberlo hecho “de c…”; o suerte, para que no quede mal), el cordobés fue engañado por un proyecto fantasma para correr en la F-1, que hasta fue presentado por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la Casa Rosada.

Sin embargo, aquel esplendor pareció apagarse en el último tiempo. En 2010 no peleó nada (apenas ganó una carrera en el callejero uruguayo de Punta del Este en TC 2000) y en 2011 tuvo que conformarse con alguna victoria en Turismo Competición y en TC, categoría en la que terminó cuarto en el torneo. Este 2012 tampoco pinta para estar como aquel 2009; y Pecho lo sabe.

-¿Cómo te ves en esta etapa de tu carrera?
-Estoy con altos y bajos. Me gustaría tener un mejor presente en Top Race y en Turismo Carretera. En el TR, tengo que decirlo, es un desafío para mí estar en un equipo que no es de los que siempre han dominado. Yo me siento bien, más tranquilo que otros años y con las ganas de hacer andar el auto, de pelear y ganar carreras. Y en el TC creo que en las últimas carreras no tuvimos mucha suerte en el sorteo de motores. Sigo creyendo que el mejor preparador de impulsores Chevrolet es Johnny Laboritto, pero este año, a diferencia de 2011, no la pegamos en el sorteo; por eso decidimos cambiar de motorista (N.deR.: será Alejandro Garófalo). Para mí es una apuesta a futuro, un desafío nuevo que espero que salga bien.

-¿Tan determinante es el motor en el TC?
-En el TC nosotros hicimos cambios en el chasis para poder suplir la falta de potencia en el motor, pero no se pudo. Repito: no tuvimos la suerte de que nos tocara un buen motor. Pero entiendo que todos vivimos del automovilismo: pilotos, chasistas, motoristas… Y sé que no es lo mismo tener un motor que siete...

-¿No te cansan todas estas cosas del automovilismo? Que tengas que cambiar motorista y pensar en un sorteo o que te penalicen si ganás…
-Es el automovilismo que nos toca... Tal vez no sea el que más me gusta, pero no me quejo. Quizá quisiera uno más puro, pero bueno... Sigo disfrutando de correr en autos de carrera. Me gusta manejar y la paso bien. En el momento que no me guste más estar arriba de un auto y viendo qué se le puede mejorar, no me contratarán más. El automovilismo cambió mucho a nivel mundial por el tipo de carreras que se hacen. Pero eso queda en los dirigentes y en los fiscalizadores.

-Decías que el día que ya no te guste no te contratarán más, ¿te ves como el Gurí Martínez corriendo a los 45 años y así de vigente?
-¡Sí! Y ojalá que sea igual de competitivo que él y con su vigencia. Pero igualmente tendría que ver cómo estoy mentalmente y si aguanto. Yo le sigo metiendo las mismas ganas de siempre y me sigo amargando si el auto no anda o si pasa algo; y también disfruto cuando las cosas salen bien.

-¿En tu campaña fueron más los momentos malos que los buenos?
-Fueron muchos momentos… Siempre digo que los momentos malos te sirven para prepararte y disfrutar muchísimo más cuando aparecen buenos. Fueron muchos campeonatos en Europa, acá en la Argentina. Tuve un 2009 que fue muy bueno y será difícil que alguien lo repita. A mí me gustaría seguir peleando campeonatos.

-¿Estás lejos de aquel Pechito imbatible de 2009?
-Yo me siento igual o mejor que en esa época. Estoy más tranquilo que en ese momento. Creo que tuve la suerte de que se combinara el hecho de estar en los mejores equipos en todas las categorías en las que corrí. Eso fue muy importante.

PorAlan Incorvaia