Entrevistas

21/04/2010

''Fue un volver a vivir''

Alan Sancho, tras su secuestro en diciembre, retornó con un triunfo a la Clase 3 del Turismo Pista en Buenos Aires. Sobre su cautiverio dijo ''no sabía qué me podía llegar a pasar''.

La noche del 7 de diciembre de 2009 no fue una más para Alan Sancho, piloto de la Clase 3 del Turismo Pista. Desde ese momento el joven de San Martín estuvo secuestrado durante 30 horas. Sus captores pidieron 200.000 euros de rescate a su familia. Ésa requisitoria no se pagó, pero Sancho fue liberado sano y salvo en la madrugada del día 9 en Ituzaingó.

El trauma por lo vivido y la falta de presupuesto le impidieron estar presente en la última carrera del año pasado. El certamen de la clase mayor lo tenía como protagonista. Incluso terminó tercero a pesar de su ausencia. Tampoco estuvo en las dos primeras fechas de este año, pero volvió con todo en la tercera cita en Buenos Aires.

Con su VW Gol ganó un verdadero carrerón en el Autódromo. Fue un momento muy emotivo para él. No sólo por haber conseguido su primera victoria en la especialidad y el enorme esfuerzo para volver, sino también por el cautiverio que vivió en su secuestro.
Sobre aquel episodio, Sancho se mostró reticente al comienzo de la charla con CORSA Online. Pero luego el flamante ganador de la división mayor del TP se brindó. “Así estamos en este país ahora, donde pasan estas cosas. La verdad que trato de dejarlo atrás ya que es un recuerdo feo y me hace mal. Pienso para adelante y en el trabajo”, dijo.

Acerca de su éxito tras su mala experiencia aseguró que “fue un volver a vivir. Me emocioné mucho ya que fue un golpe anímico muy bueno por todo lo que me pasó. Tanto yo como mi familia sufrimos mucho con esto. Nos costó mucho volver a correr y retornar de esta forma me hizo quebrar arriba del auto”.

“Realmente no sé por qué no se resuelven estas cosas. Cuando vos vivís un secuestro no sabés lo que te puede llegar a pasar, si te van a liberar o si vas a volver a ver a tu gente. Pienso que quienes tengan las mayores responsabilidades deberían ponerse a trabajar porque lo que yo pasé no se lo deseo a nadie”, indicó.

Sin embargo, manifiesta su conformidad por cómo se está llevando a cabo su caso. “Se trabajó muy bien de parte de la policía y la fiscal que está a cargo de mi caso, el cual está bien encaminado. Ya hay algunos detenidos y espero que se haga justicia”.

El mal trago ya pasó para Alan Sancho. El destino le permitió contar su experiencia. La vida siempre da revancha y el domingo pasado vaya que la tuvo.