Entrevistas

30/10/2009

''Fue una sensación increíble''

Así definió Sébastien Loeb a su última consagración en WRC. El francés admitió que corrió muy presionado y estresado en Gran Bretaña, donde logró su sexta corona.

Sebastien Loeb contó sus sensaciones tras lograr su sexto título.

No fue una temporada más para Sébastien Loeb. El francés la tuvo complicada para retener el título de pilotos en WRC. Comenzó arrasando con cinco victorias seguidas, la última, en el Rally de la Argentina, pero luego empezó con una serie malos resultados que pusieron su reinado en jaque.

Pero como los grandes, apareció en los momentos cumbres. Volvió a la victoria en la penúltima fecha en España y repitió el éxito en el RAC de Gran Bretaña. Ello le permitió ganar su sexto título mundial y ratificar por qué es el mejor piloto del planeta en lo que a rally respecta.

Sin embargo, esta vez sí se despeinó para retener el “1”. La carrera inglesa deparó una carga emotiva y psicológica muy fuerte para el piloto del Citroën C4, modelo con el que logró sus últimas tres coronas. En esta entrevista el galo cuenta detalles de la extenuante prueba que lo catapultó a un nuevo festejo.

- ¿Cómo fue la última carrera disputada en Gales?
- Fue un rally muy difícil. Las condiciones resultaron extremas y Mikko (Hirvonen) iba rápido. Se sabía que íbamos a tener que esforzarnos mucho, arriesgar un poco y no cometer errores. Fue un rally fantástico y Mikko dejó todo.

- ¿Pensaste en perder la carrera?
- Hice una gran competencia. En el último día salí con una ventaja de 30 segundos. Sabía que todo el mundo pensaba que iba a ganar, pero no es lo mismo cuando estás dentro del auto y tenés que controlarte. Por otro lado, sabés que corrés contra Mikko, que siempre puede hacer cualquier cosa.

- Estuviste más metido que nunca…
- Sí, pero en el segundo tramo del domingo cometí un pequeño error y fui perdiendo un poco de seguridad en mí mismo en algunos lugares. Cuando iba demasiado despacio y con cuidado, perdí mucho tiempo. Fue un fin de semana muy emocionante, con mucha presión y mucho estrés. Ganar el título en esta situación es una sensación increíble.

- Comparado con tus cinco títulos anteriores del WRC, ¿hasta qué punto fue difícil ganar éste?
- Fue realmente duro. Al principio estuvo bien, con cinco victorias, pero luego no nos salieron las cosas. Cometí un error en Grecia y tuve un fuerte accidente, nos fue mal en Polonia (N. de R: se despistó tras tocar con la rueda delantera derecha la raíz de un árbol, que no estaba marcado en su road book) y me costó recuperar la confianza. Aunque la segunda vez no fue culpa mía, no lo sabía. Luego nos penalizaron en Australia porque el auto tenía una barra estabilizadora no homologada, pero allí recuperé la confianza…

- ¿Ésa fue la bisagra?
- Sin dudas... Sabía que podíamos ganar, pero ésta fue la primera vez que llegamos a la última prueba del año sabiendo que hay que ganarla para conseguir el título. Fue otro tipo de presión. Cuando ganás el título tres carreras antes del final no hay tanta presión, porque sabes que si terminas tercero seguirás siendo campeón. Pero cuando llegás al último rally y sabes que todo se decidirá allí, es un poco más especial.

- Volviendo a la última carrera, le sacaste mucho tiempo a Hirvonen en los tramos ocho y nueve del sábado. ¿Cómo lo hiciste?
- Estaba muy enojado después de que él me ganara en el primer tramo. Entendí que si no reaccionaba, me volvería a ganar. Así que salí a toda maquina y al alcanzar un buen ritmo. Eso me dio más seguridad. Siempre me va mejor saliendo segundo porque hay mayor agarre y puedo frenar más tarde, como en asfalto.

- Al final del tercer tramo tuviste fallas con el turbo. ¿Eso fue un gran problema?
- No. En el primer tramo noté que algo iba mal, así que analicé el problema. Teníamos una idea de lo que podía ser y no nos pareció que fuera a empeorar. Nos dio la sensación de que se quedaría como estaba. El turbo no funcionaba a la perfección, por lo que su respuesta era un poco lenta. Normalmente con este sistema tenemos potencia de forma inmediata, pero el domingo había un poco de retraso, sólo eso.

- Otra vez Hirvonen fue tu rival…
- Es un gran rival. Siempre se mantiene dentro de la pista, nunca comete errores y es muy rápido en todas partes. Hoy sabíamos que al llegar aquí uno de nosotros dos estaría contento y el otro no. Le dije que ninguno de los dos se merecía sentirse mal, y seguramente ahora él se siente así. Pero disputó una gran temporada.

- En España el responsable de Citroën Racing, Olivier Quesnel, confirmó que seguís en el equipo en 2010. ¿Está firmado el contrato? ¿Por cuánto tiempo será?
- El contrato no está firmado, pero ambas partes queremos hacerlo. Ahora está en manos de los abogados. Será para los próximos dos años.

- Ganaste seis títulos mundiales. ¿Durante cuánto tiempo más creés que seguirás compitiendo en WRC?
- No lo sé. Me gusta conducir, así que seguiré compitiendo tanto tiempo como me siga sintiendo así. Cuando no me sienta suficientemente motivado, puede que pare. Pero tener una lucha como la de esta última carrera fue muy emocionante. Lo disfruté mucho.

- Ahora hay una pausa de tres meses hasta la nueva temporada. ¿Qué pensás hacer?
- Lo primero, tomarme unas vacaciones y pasarlo bien. Luego empezar a hacer las pruebas para el año que viene, como hacemos siempre en invierno.