Entrevistas

01/10/2009

Confesiones a 300 km/h

Fernando Alonso fue entrevistado por el periodista Antonio Lobato en un tren bala japonés. ''Después de estar en Ferrari, cualquier otro equipo es dar un paso atrás'', aseguró el español.

Para aquellos que no lo conocen, Antonio Lobato es un periodista español que sigue a Fernando Alonso desde que debutó en la Fórmula 1 en 2001. Por tal motivo, tiene una relación muy especial con el asturiano. Ambos se encontraron el tren bala Nozumi 232 que va de Tokio a Suzuka, donde este fin de semana se disputa el Gran Premio de Japón. Por supuesto, el tema de conversación fue la nueva etapa de Nano en Ferrari. Lo que sigue, es parte de esa entrevista...

- ¿Se te han pasado rápido estos nueve años en la Fórmula 1?
- Sí. Nueve años pasan muy rápido en la vida normal y para un piloto aún más porque estamos siempre de aquí para allá, de viaje en viaje, carreras, compromisos con patrocinadores… La verdad es que parece que fue ayer cuando empecé.

- ¿Qué esperas en esta nueva etapa con Ferrari?
- Nunca sabes lo que puedes encontrarte en un equipo, pero llego con la experiencia y con la madurez necesaria al equipo más famoso del mundo, una leyenda dentro de la Fórmula 1, y tengo la suerte de poder hacerlo ahora mismo. No me espero nada en concreto, sólo deseo disfrutar de esta gran oportunidad que tengo por delante.

- ¿Ferrari podría tu último equipo?
- La vida siempre da muchas vueltas y lo que ahora piensas puede que dentro de un tiempo sea completamente diferente. No sé si cuando termine el contrato con Ferrari me retiraré, lo que sí tengo claro es que podría ser mi último equipo porque después de estar en Ferrari cualquier otro sería un paso atrás. Es posible que si todo me va bien en Ferrari en los próximos años decida cambiar de vida y hacer algo más normal.

- ¿Pero podrías vivir sin Fórmula 1?
- Yo creo que sí. Ahora mismo es mi trabajo, mi pasión, pero esto no va a durar eternamente. Tengo otras ilusiones en la vida y estoy listo para afrontarlas cuando llegue el momento.

- Siempre dijiste que te gustaría retirarte con un título. ¿Sigues pensando lo mismo?
- Sí, es una de las cosas que tengo en la cabeza, pero no es fácil. El peligro está en que cuando ganas y todo te va bien siempre tienes la tentación de seguir un año más para repetirlo otra vez, sin darte cuenta que conseguir un título es algo muy complicado. Por eso tengo claro que si en los próximos años tengo la suerte de ganar sería el momento perfecto para acabar.

- ¿Echarás de menos lo que dejas atrás? Porque Renault es tu vida, tu gente, tu familia, un poco como el salón de tu casa.
- Sí, he estado toda mi vida caminando de su mano por la Fórmula 1. Son personas que nunca podré olvidar porque con ellos, gracias a ellos, he logrado todo lo que tengo hoy. Les estaré eternamente agradecido y, por su puesto, seguiré siempre en contacto con todos los buenos amigos que he hecho en estos años. Es un equipo y un grupo humano que llevaré siempre en el corazón.

- Tienes 28 años, has ganado dos títulos y mucho dinero. ¿Qué queda del joven de 19 que aterrizó en Australia en 2001 para correr en Fórmula 1?
- Soy el mismo chico que ese día de marzo de 2001 entró en Australia. El mismo que va a entrar mañana en Suzuka, exactamente el mismo. No he cambiado nada. Ha variado lo que se mueve alrededor de mí. Cuando llegué a Minardi nadie me conocía y en el paddock no suscitaba interés. Ahora la gente te respeta mucho más, te admira y eso es quizá lo que ha cambiado. La persona Fernando sigue siendo el mismo, quizá por la educación que he recibido, por la familia que tengo, gente humilde que sigue haciendo las mismas cosas que hace diez años y que seguirá haciendo siempre.

- Te vas a Ferrari. Anticípales a tus nuevos compañeros qué se van a encontrar cuando entres en sus vidas en 2010.
- A una persona trabajadora, que en algunos momentos será seguramente testaruda y que se empeñará cada día en sacar el máximo provecho del coche y del equipo y que tratará de implicar al máximo a todos en el trabajo y en la responsabilidad para que los resultados lleguen. También se encontrarán a una persona muy normal, amiga, cercana y dispuesta a pasar unos buenos años con ellos.

- Cómo cambia la vida. Antes tenías a Michael Schumacher de rival y ahora lo vas a tener de consejero...
- Creo que es una gran noticia para mí que Michael esté cerca del equipo y que pueda fijarme y aprender de él. Por palmarés se trata del mejor piloto de la Fórmula 1 y pienso que es un gran ejemplo para seguir creciendo en mi carrera y para seguir mejorando como piloto de Ferrari.

- ¿Te molestaría que te empezasen a comparar con él?
- No sé si va a ocurrir, pero no me molestaría. Si me comparan será porque las cosas están saliendo bien. Acepto todo lo que venga.

- Después de tantas victorias ¿has aprendido a perder?
- Sí. He aprendido a perder porque con los años vas conociendo mejor el mundo, los caprichos del destino y el deporte en sí. Es imposible encadenar victorias siempre que sales a la pista o hacerlo año tras año. Es una simple ley de vida. Ahora hay momentos en los que estás listo para ganar y hay que aprovecharlos y momentos en los que no estás en la lucha por ningún tipo de victoria y lo único que te queda es darlo todo y tratar de mejorar lo más rápidamente posible.

- Entonces, después de haber aprendido a perder, ¿estás preparado para volver a ganar?
- Yo creo que todos estamos preparados para volver a ganar. Sólo necesitas disponer de los medios para estar arriba y luchar con los mejores. Estando en Ferrari voy a tener lo mejor siempre y me va a dar la oportunidad de luchar con los más grandes. Luego ganarás o perderás dependiendo de los detalles y los caprichos de la competición, pero creo que he pasado toda mi vida, los nueve últimos años de mi carrera en la Fórmula 1, preparándome para este momento, para estar listo. Al fin ha llegado.