Entrevistas

27/11/2014

''El presente de la Fórmula es preocupante''

Mariano Werner, ex campeón de la Fórmula Renault y propietario de uno de los equipos más fuertes de la categoría, analizó su actualidad.

El ocaso de la Fórmula Renault, la categoría escuela del automovilismo argentino, es algo que preocupa sobremanera a Mariano Werner. Es que el piloto del equipo oficial Fiat de Súper TC2000 es, a la vez, dueño de una de las estructuras más fuertes de la división que lo tuvo como campeón a él mismo en 2006 y 2007. En total el equipo que regentea con su padre José pone en la pista a siete autos en un parque promedio de solo 18 monoplazas.

La curva comenzó a declinar hace ocho temporadas cuando se decidió reemplazar a los chasis Tulia de Tulio Crespi por los Tito de Héctor Tito Pérez por una cuestión de seguridad, según se dijo. Al mismo tiempo se reemplazaron los motores Renault 1.6 por unos más modernos de dos litros de cilindrada. La medida del cambio de autos, en principio, aparece como uno de los motivos más elocuentes de la debacle de la especialidad ya que en 2006, el último año en el que los Tulia y los Tito corrieron juntos, la media era de 40 participantes.

“El presente de la Fórmula Renault es preocupante… Es un tema que me duele mucho. Mi familia dio todo por esta categoría y también en pos de formar pilotos en otras similares como la Fórmula Renault Plus, donde mi hermano perdió la vida (NdeR: Gabriel Werner falleció en 2007 cuando inflaba una cubierta cuya llanta salió expulsada y le pegó en la cabeza). Tenemos siete autos y si no estuviésemos no sé que pasaría…”, le dijo Mariano a CORSA.

-¿Por qué se llegó a esta situación?
-Primero por el tema económico en general, que afecta a todas las categorías. Luego por los costos ya que con lo que se paga acá por fecha un chico puede correr en la Clase 2 del Turismo Nacional o, por un poco más, en el TC Pista Mouras. Tomando en cuenta que ya es casi imposible que un piloto se vaya a correr a Europa, la mayoría elige el camino de los autos con techo. En concreto, la Fórmula Renault ya no tiene la importancia de otros años y es mucho más cara que nunca.

-¿Y cuál sería la solución?
-Ante todo Renault no debería cobrarles los motores a los chicos, que pagan 5.000 pesos por carrera. Si es la categoría escuela no debería tener esa clase de gastos.

-¿Qué otra cosa podría hacerse?
-Debería haber motores de otras fábricas. Sé que eso atentaría contra el espíritu de la categoría, pero si sirve para reflotarla, que cambie de nombre, total se dice que Renault le sacaría parte de su apoyo. Esto permitiría una mayor competitividad y despertaría el interés de las terminales con motores de dos litros.

-¿Y volver a usar los chasis Crespi, que eran más baratos?
-No se puede volver a incorporar esos autos chasis porque a Tulio Crespi lo echaron como un perro. Él se fue muy mal y no creo que quiera saber nada con volver…

-¿Para vos es negocio seguir en la categoría?
-No, casi nada. Les cobro entre 70.000 a 80.000 pesos por carrera a mis pilotos y solo me quedan 8.000 de ganancia en cada caso. La situación repercute en otros equipos que tienen autos parados. Es una lástima.

PorDarío Coronel