Entrevistas

04/11/2014

''Trabajamos todos para Matías''

Laureano Campanera, dueño del Donto Racing y compañero de Rossi, asegura que la clave del éxito del Misil en el TC es centralizar en él los esfuerzos del equipo.

Detrás de un gran piloto siempre hay un gran equipo. O al menos un gran trabajo en conjunto. Y eso lo sabe Matías Rossi, quien cuenta con el respaldo del Donto Racing para intentar cumplir con un viejo anhelo: ser campeón del Turismo Carretera.

Donto es una empresa dedicada a la industria del cuero, pero en la localidad bonaerense de Don Torcuato también tienen un equipo de competición que se convirtió en la referencia en la popular categoría de la mano del piloto de Del Viso. Sus cinco victorias -una quimera en la especialidad en los últimos años- la misma cantidad de poles, la victoria en la Etapa Regular y el liderazgo en la Copa de Oro que definirá al nuevo rey, ratifican la supremacía del representante de Chevrolet.

¿Pero cómo es el trabajo del Donto Racing? Qué mejor que lo explique Laureano Campanera, dueño de la estructura y a la vez coequipier del Misil.

-¿Por qué Rossi domina con tanta contundencia?
-Maduró como piloto (risas)… La verdad es que pasa por su mejor momento y desde nuestro equipo le intentamos dar un óptimo auto en cada carrera. Matías transmite en todos nosotros una motivación especial. Desde fines del año pasado que venimos trabajando y en la primera prueba de 2014 nos decidimos a lograr el campeonato.

-¿Dónde está el secreto del Donto Racing?
-En que trabajamos todos para Matías. Está bien que yo también corro, pero no tengo chances por el título y eso tiene que ver conmigo. Doy lo que puedo. Pero como propietario de equipo, si sé que tengo al mejor piloto y se lo damos todo a él. No tendremos una gran estructura, pero sí un grupo de grandes trabajadores. También influye la exclusividad de su chasista, Alcides Piatti, quien le da prioridad al auto de Matías, más allá de atender el mío. Obvio que además es clave el gran motor que nos entrega Jhonny Laboritto…

-¿Cuándo Matías llegó en 2012, sabías que agarrabas un fierro caliente?
-Tal cual. El venía de un equipo súper campeón como el JP Racing (NdeR: en ese momento su dueño, Gustavo Lema, decidió dejar la categoría). También que había estado en otros con historia como el JC Competición o uno poderoso como el Dole Racing. Pero teníamos que estar a la altura y lo logramos con el correr de las fechas, llegando Matías a la última como claro candidato. También peleamos el año pasado.

-¿Asistirían a más pilotos en el futuro?
-Darle la prioridad a Rossi y que solo yo lo acompañe nos dio resultado. Preferimos seguir así. Solo nos dedicamos al TC y al TC Pista con Juan José Ebarlín, quien eventualmente, sería al único que sumaríamos cuando él pegue el salto de categoría.

-Sos hincha de Chevrolet y la marca está cerca de ser campeona otra vez…
-Es todo muy loco… Como fanático del Chivo me dolió mucho cuando Matías perdió los campeonatos en años anteriores. Por eso ahora disfruto como dueño de equipo y como hincha. De hecho Rossi es mi ídolo y es muy especial correr con él. Aprendo mucho al lado suyo.

-¿Y cómo se preparan para el cambio técnico que se avecina en la categoría?
-Todavía estamos muy metidos en la definición del título. Aún no compramos las estructuras ni motores, pero ya lo haremos. La idea es continuar con Matías y sé que él está muy cómodo y quiere seguir con nosotros.

-¿Pero, defienden el “1” el año que viene?
-¡Eso esperamos! Y sino en qué equipo lo va a hacer mejor Matías Rossi ¡Ja!

PorDarío Coronel