Entrevistas

30/09/2014

Por ahora, a la espera

El proyecto que impulsan Gabriel Raies y la FRADC para crear el Rallycross argentino está en una pausa debido al imprevisto surgimiento de una segunda opción.

En los primeros días de septiembre se conoció la noticia de que la Federación Regional de Automovilismo Deportivo de la provincia de Córdoba había comenzado a trabajar en la creación del primer Campeonato de Rallycross argentino. En principio se pensó en utilizar los mismos autos que compiten en el Rally Argentino y también los del certamen cordobés. Es decir, los Maxi Rally que son propulsados por motores aspirados de 2.370 cm3 y tracción integral, los cuales ya fueron homologados por la Federación Internacional del Automóvil para la categoría WRC2 (la segunda división en importancia del Rally Mundial detrás del WRC).

En un reunión que se llevó a cabo en la FRADC y que contó con la presencia de destacados pilotos como Marcos Ligato, Federico Villagra, Claudio Menzi, Fernando Scarlatta, Facundo Chapur, Germán Boaglio y Pablo Piumetto, y también reconocidos preparadores de la especialidad como Mario y Fabián Barattero, se llegó a la idea de que fuesen seis las fechas, tres de las cuales se realizarán en territorio cordobés y las restantes en distintas provincias. Tomando el formato del Campeonato Mundial FIA de Rallycross, que visitará nuestro país en noviembre, los eventos tendrán mangas clasificatorias y eliminatorias, cuyos resultados darán los protagonistas que disputarán las dos finales.

Todo estaba más que adelantado. Se había programado una prueba en un circuito especialmente diseñado en Jesús María (Córdoba) y también una exhibición antes de fin de año con vistas al lanzamiento oficial en febrero de 2015. Sin embargo, el proyecto entró en una pausa. “Nuestra idea es hacerlo provincial, pero nos llegó el comentario de que estaba la intención de crear uno a nivel nacional entonces decidimos hacer un paréntesis hasta ver qué hacen los otros. Este país tiene la desgracia de que cada vez que se hace algo, es de a dos. No hay categoría de camiones, se hacen dos. No hay categoría de damas, hay dos. Yo en ese juego no entro. No estoy para confrontar con nadie”, cuenta Gabriel Raies, quien como miembro del Comité Ejecutivo de la FRADC está al frente de este proyecto.

-¿Hasta cuándo piensan hacer este paréntesis?
-Vamos a esperar. Nosotros lo hicimos, lo lanzamos y estábamos listos para arrancar. Si quisiéramos podríamos comenzar en diez días. Tenemos los circuitos, los autos y los pilotos. No nos falta nada. Lo demás es todo comentario, nadie dice formalmente qué es lo que hay. Pero yo no tengo ganas de invertir para ir a porfiar. Yo, por ahora, no quiero dar nombres para no mezclar a nadie, pero en algún momento me puedo cansar. Hay mucho humo, mucho vendedor de mentiras. Pero que quede claro que decidimos hacer un paréntesis. No es un punto final. Pero si en diciembre no arrancan o muestran algo, nosotros en febrero comenzamos nuestro campeonato le duela a quien le duela.

-¿Por qué creés que salió una segunda opción luego del anuncio de ustedes?
-La verdad que no lo sé. Desconozco si estaba desde antes y cuando nosotros lo anunciamos pisamos un cayo sin querer de alguien que lo tiene todo muy armado, pero muy escondido y que no estaría mal. O si la estaban pensando y cuando nosotros lo dijimos salieron. Yo la hice muy fácil: fui a la Federación, les planteé si estaban de acuerdo con la idea y cuando me dijeron que sí, cité a los pilotos y a los equipos a la FRADC. ¡Y vinieron todos! Ahí decimos hacer una primera prueba. Teníamos todo en condiciones hasta que salió esta bomba y no estoy a esta altura de mi vida para porfiar.

-Si la otra alternativa se concreta, ¿podrían trabajar en conjunto o la de ustedes quedaría al margen?
-Es que no tengo la menor idea cuál es el otro proyecto. En un momento Jorge Pérez Companc iba a hacerlo con los autos de 600 caballos. Eso era groso, espectacular. Después, hasta donde yo sé, Pérez decidió no hacerlo y la idea quedó stand by. Pero, por ejemplo, con una alternativa así podríamos ir nosotros con nuestros autos que tienen 350 caballos, no más, pero tenemos excelentes pilotos para que den un gran espectáculo. Pero esta otra opción no sabemos de qué se trata.

-¿Te quita las ganas de involucrarte en nuevos proyectos estas cosas?
-Yo por ahora estoy con toda la tranquilidad del mundo. Hacer esto me encanta porque creo que es un bien bárbaro para el automovilismo, para el rally, los equipos y para todos. Y yo también me voy a ganar unos mangos porque no hago nada gratis, que esto quede claro para que no se inventen cosas que no existen. Pero no me quita el sueño. No necesito de esto, lo hago porque me gusta. Yo en el fondo lo que quiero es ver al Rallycross argentino.

PorAgustín Lafforgue