Entrevistas

28/08/2014

En su mejor momento

Matías Rossi, uno de los protagonistas del automovilismo argentino, sabe que la posibilidad de lograr su primera corona en el TC es concreta y la quiere aprovechar.

Con un lugar asegurado desde hace tiempo entre los mejores pilotos del país, Matías Rossi atraviesa un presente de ensueño. Referente a base de éxitos, sabe que el 2014 puede ser su gran año en el Turismo Carretera. Líder de la Etapa Regular, ganador de cuatro de las diez fechas disputadas hasta aquí, sueña con calzarse con la corona de la popular categoría. “Estamos muy conformes por como viene saliendo todo. No solo por los resultados finales sino por la performance, que ha sido muy alta en casi todas las carreras. Pudimos ganar en forma temprana y además repetir la victoria. Pero seguimos trabajando porque considero que siempre hay cosas para mejorar”, cuenta el representante de Del Viso.

-Cuando se conoció el cambio reglamentario para este año, ¿imaginabas este presente?
-Sí... En los últimos dos años venimos siendo el mejor Chevrolet, incluso habíamos tenido buenas carreras con una clara desventaja desde lo técnico. Entonces imaginaba, si Chevrolet era competitivo, con tener chances claras de ganar. Por supuesto que no es fácil, muchos menos hacerlo cuatro veces. Pero se dio un poco como lo esperaba. La marca recuperó el protagonismo que no venía teniendo y nosotros seguimos manteniendo un nivel alto.

-¿Qué se mejoró con la llegada de Alcides Piatti a la parte técnica teniendo en cuenta tu buena relación con Ricardo Gliemmo, quien dejó el Donto Racing?
-Los cambios fueron buenos. Siempre digo que los resultados marcan un poco el trabajo del equipo. Y desde nuestro análisis los resultados son excelentes. Ha sido buena la incorporación de Piatti al equipo, en una decisión que ha tomado Laureano Campanera, el dueño. Por supuesto, yo al quedarme estoy de acuerdo con esa determinación. Mi relación con Gliemmo es muy buena y no va a dejar de serlo.

-Pero el año pasado cuando se conoció la noticia de la partida de Gliemmo la pregunta que surgió fue: ¿cómo funcionarán separados? Y en tu caso mantuviste el nivel e, incluso, estás teniendo tu mejor temporada en el TC.
-Es difícil responder eso. Uno siempre se involucra con un proyecto, en todas partes. Como dije siempre, con Ricardo he aprendido un montón y lo considero un técnico excelente. Hoy el técnico con el que tengo que trabajar es Alcides, estamos conforme con su trabajo y enfocados de lleno en este año.

-En su momento dijiste que Bruna, tu técnico en el STC 2000, y Gliemmo eran bastante similares trabajando en el fin de semana. ¿Cómo es Piatti?
-Es un técnico muy capaz y bastante diferente en lo que respecta a las pruebas en el auto. Es una persona que suele cambiar mucho los elementos. De un día para el otro solemos modificar bastante la puesta a punto, pero va a haber un determinado momento en el que vamos a tener que parar por una cuestión de que uno ya conoce el funcionamiento del auto. Pero son muy interesantes los fines de semana de trabajo. Hasta ahora el auto nunca fue igual del viernes al sábado y considero que hemos evolucionado. A su vez entendemos que la mejor prueba es la carrera en función de compararse con el resto. En eso difieren un poco con Gliemmo, Alchu es un técnico que prueba mucho durante un fin de semana de carrera.

-¿La decisión de parar con tantos cambios es por el comienzo del play-off?
-Sí, y él lo considera así también. Hemos probado mucho hasta acá y es como que se hace un autoanálisis de poner lo mejor que se tiene. Si te ganan, y bueno, vos pusiste lo mejor que tenías. Pero tengo una plena confianza en el técnico. Desde el momento que uno decide trabajar con una persona hay que confiar en ella y si el técnico decide que hay que cambiar en función de la performance, acertado o no, seguís el camino del técnico.

-¿Qué te genera que Laboritto te elogie y se alegre ante cada éxito tuyo?
-Los elogios no son directamente conmino porque tenemos una relación muy profesional y seria. Soy un agradecido de los elogios, sobre todo cuando viene de una persona tan importante y grosa como Laboritto. Y siempre es bueno que haya una consideración dentro de un grupo técnico... Creo que Johnny valora mi condición de que rara vez culpo al motor de algún problema. Soy de los que siempre piensa que hay que andar bien con el auto, porque siempre en un fin de semana hay cosas para mejorar. Con el Chevrolet, que es el que menos potencia tiene, tenés que estar siempre diez puntos para lograr una victoria. Si eso no pasa, no ganas...

-¿Y que tus colegas te elogien te genera algo especial?
-Satisfacción... Un piloto sabe lo que es manejar, sabe lo fácil y lo difícil que es. Y que alguien que conoce eso elogie tu trabajo, hablando desde la posición de piloto, está bueno y es gratificante en cualquier ámbito. Lo agradezco, pero no pasa de ahí.

-En función a la definición del torneo, ¿hay algo que te genere temor?
-No, tenemos que estar todos concentrados; es lo que le pedí al equipo en Olavarría. No debemos equivocarnos porque existe una buena chance de campeonato en función de nuestra performance y hay que dar todo de parte de nosotros. Por eso no tengo algo que me preocupe. Estoy confiado en el equipo y sumamente a gusto con el grupo técnico y de mecánicos. Las cosas están saliendo bien. Soy positivo con eso y no me genero ningún fantasma. Voy para adelante tratando de aprovechar esta chance buena que tenemos de pelear por el título.

PorAgustín Lafforgue