Entrevistas

10/07/2014

Producto de exportación

Pechito López llegó en silencio al equipo oficial Citroën, detrás de Loeb y de Muller. Hoy es referente del WTCC y sueña con el título.

De paso -muy breve- por la Argentina, José María López brindó una conferencia de prensa. En ella, el líder del Mundial de Turismo se refirió a lo que significa dicha condición y cómo es compartir el equipo Citroën Racing con pilotos de la importancia de Sébastien Loeb, el máximo ganador en el Mundial de Rally; y de Yvan Muller, cuatro veces campeón del WTCC. El piloto de Río Tercero (Córdoba) vive, a los 31 años, un momento soñado y, a la vez, inesperado hasta hace solamente unos meses.

-Cuántas cosas cambiaron desde diciembre…
-La vuelta a Europa me trajo la oportunidad de entrar a un equipo como Citroën Racing, que es muy profesional. Tengo el privilegio de decir que estoy rodeado de gente muy grosa, mecánicos excelentes, un equipo que dominó en el rally mucho tiempo y que hoy lo hace en el WTCC; sin dudas, un número uno. Aunque mis compañeros Yvan Muller y Sébastien Loeb, son franceses en una estructura ciento por ciento francesa, nunca hubo órdenes de equipo, de hecho hoy puedo liderar el campeonato. Haber arrancado el año así y haber vuelto a un campeonato del mundo representando a la Argentina es algo muy lindo y muy fuerte para mí. Estoy disfrutando mucho del presente que me toca vivir.

-¿En dónde radica el potencial del Citroën C-Elysée para dominar con tanta comodidad en cada fecha?
-El auto nació muy bien. También es verdad que tuvimos mucha más preparación que el resto. El auto tiene muchas virtudes. Aerodinámica y mecánicamente es muy fuerte y la suspensión es increíble. Hoy por hoy domina porque Citroën ha logrado volcar toda su experiencia del rally en un auto de la pista.

-Pero, seguramente, los pilotos tienen mucho que ver.
-Cuando arrancó este proyecto del WTCC, Citroën Racing eligió al mejor piloto de la categoría que es Muller, y su experiencia fue fundamental en el desarrollo del auto. Además, Seb, que hoy por hoy se está adaptando a una categoría totalmente distinta a la que estaba acostumbrado, demuestra que las condiciones que tiene son inmensas. Y luego yo que me sumé siendo el más joven, pero aportando muchos conocimientos sobre autos de Turismo. Esta conjunción de los tres, junto con el equipo, fue fundamental para que el C-Elysée rindiera como lo hace actualmente.

-¿Sentís que tu nivel conductivo creció este año?
-Conductivamente uno se va adaptando. No sé si es que crece el nivel, sí que lo vas adaptando al auto con el que te toca correr. Lo que sí noto es que en algunos puntos crecí y en otros tengo que seguir aprendiendo. Lo importante es que siempre trabajé duro y dejé todo en la pista y los resultados me han acompañado.

-¿Qué considerás que te falta aprender?
-Tengo que trabajar todavía en las largadas, por ejemplo. Pero nunca arranqué un campeonato tan bien como éste. Comencé muy bien con cinco triunfos y un solo abandono. Fui muy regular. Creo que ahí está la clave para liderar el torneo con siete fechas disputadas.

-En esta circunstancia, ¿qué te produce que la próxima fecha sea en la Argentina y en Termas de Río Hondo?
-Allí soy local, conozco a la pista y me gusta. Espero sacar un poco más de ventaja en el torneo. A la carrera de Termas, desde principios de año, la espero con muchas ansias y mucha felicidad. Me imagino un autódromo lleno de gente, ojalá que sea así. Y que podamos demostrarle al mundo el fanatismo que hay en la Argentina por los autos y que sea la carrera más popular de todas…

-¿Cuál fue tu mejor victoria este año?
-Es difícil elegir una. La de Marruecos, en el arranque del torneo, fue muy buena porque no la esperaba. Pero creo que la mejor de todas fue la de Paul Ricard, en Francia, porque gané largando último... La verdad, nada me emociona más que estar en el podio y escuchar el Himno Nacional.

-¿Cuál es tu estrategia para obtener el título?
-La mochila se va poniendo cada día más pesada, así que trato de ir carrera a carrera porque es la única forma que tengo de mantenerme delante de Yvan, que es muy completo en todo sentido. La de Termas es recién la octava fecha de doce y en las carreras que restan puede pasar muchas cosas todavía. Y no es fácil estar adelante aunque tengamos el mejor auto, porque la exigencia a lo largo de un fin de semana es mucha. Entiendo, de todas maneras, que aunque la diferencia es difícil estirarla, también será descontarla. En Termas tengo que aprovechar la localía para tratar de sacar más ventaja en el torneo. Luego vienen pistas que no conozco, como Beijing, Shangai, Suzuka, y el cierre en Macao. ¡Qué diferencia! Yo no anduve nunca en esa pista e Yvan ya corrió ocho veces allí.

PorAgustín Lafforgue