Entrevistas

04/07/2014

Un gran momento

Hugo Mazzacane, presidente de la ACTC, es optimista con el presente del Turismo Carretera. Aunque reconoce que, ''tenemos muchas cosas por resolver y por mejorar''.

Por Agustín Lafforgue y Alejo Iriart
Como ocurre cada cuatro años, el “clima mundialista” invade a la sociedad por un mes. La sede de la Asociación Corredores Turismo Carretera no está ajena a ello. Banderas argentinas colgadas en las escaleras, sumado a otras decoraciones celestes y blancas, provocan que instintivamente uno piense en la Copa del Mundo de Fútbol. Incluso, al ingresar a la oficina de su presidente, Hugo Mazzacane, el televisor está sintonizado en la Televisión Pública con la transmisión desde Brasil. Pero, paradójicamente, el platense reconoce que evitó viajar junto a la cervecera Quilmes, empresa de la que es distribuidor desde hace cinco décadas, a presenciar el encuentro entre la Selección Argentina frente a su par de Nigeria y el que nuestro seleccionado disputó ante Suiza. “A excepción de Corea-Japón en 2002, viajé a todos los Mundiales desde Italia ’90. Pero en este caso, preferí ver los partidos cómodamente en mi casa”, cuenta el empresario de 68 años.
Pasada la historia mundialista, y entrometiéndonos en lo que nos convocó para la ocasión, que es hablar de automovilismo, Mazzacane realiza un rápido balance de su período como presidente de la entidad a poco de cumplir su primer año de mandato (asumió en septiembre de 2013). “Es positivo, aunque nosotros seguimos con la gestión anterior porque yo era el vicepresidente primero de Oscar Aventin”, afirma el titular de la ACTC.
-Varios pilotos dicen que ahora hay mucho más diálogo, que Aventin tenía una personalidad distinta...
-Son estilos y no quiere decir que el mío sea mejor o peor. Uno tiene una manera de conducir y de estar con los pilotos, unos tienen otras. También es verdad que por mi función anterior, en la que estuve a cargo de la parte Técnica, tenía mucho más trato con los pilotos porque durante el fin de semana pasan todos por ese sector y uno intercambia opiniones del automovilismo y hasta incluso habla de temas comunes fuera de esta actividad. A lo mejor es por eso que los pilotos dicen que hay mejor diálogo con Mazzacane que con Oscar. Pero me parece que simplemente son estilos y afinidad.
-En la carrera de STC 2000 en La Pampa, Pablo Peón habló de la situación actual del autódromo de Buenos Aires y le endilgó parte de la culpa al ACA, que no está trabajando como corresponde en general. Dijo que tiene que haber un plan director, que el único que lo puede hacer es el ACA y que todos se deben subordinar.
-Entiendo que Peón no conoce cómo se rigen los destinos del automovilismo, sino no puede decir lo que dijo. Además, con Carlos García Remohí (NdeR.: Presidente de la CDA del ACA) tengo charlas casi en forma permanente.

-¿La ACTC no tiene que subordinarse a un plan director del ACA?
-Repito, es desconocer quién rige los destinos del automovilismo en nuestro país. El ACA tiene el poder deportivo internacional y nosotros reconocemos eso. En cuanto al automovilismo nacional, el ACA y la ACTC están en un mismo nivel. Nosotros tratamos de tener charlas permanentes con el ACA y a los problemas del automovilismo resolverlos entre ambos. Así lo hacemos y lo saben todos.
-¿Le gustaría que la ACTC tuviera el poder general del automovilismo nacional? -No, me parece que nosotros tenemos que trabajar mucho en el Turismo Carretera y en las divisiones que fiscalizamos. Y el ACA lo hace muy bien en las categorías que ellos fiscalizan. Y me parece que así está bien. Debemos trabajar en conjunto las dos entidades tratando de mejorar todo lo que respecta al automovilismo.
-Lo que Peón dice es un proyecto para atacar los problemas que la actividad atraviesa hoy, ya que considera que está en una franca caída...
-No el Turismo Carretera. Por lo menos está igual que en 2011, 2012 y 2013.
-¿Pese a que haya varios autos con espacios sin llenar con publicidad?
-Sí, porque hay empresas que no quieren estar tapadas o ensombrecidas por otras pequeñas publicidades. No confundamos ese tipo de cosas. Mirémoslo bien, porque es el camino que muchas compañías que ponen dinero en el automovilismo quieren. Hay muchas firmas serias que apoyan a la actividad y pretenden tener su espacio.
-Con el TC, el autódromo de La Pampa se llenó y cuando fue el STC2000 estuvo vacío. ¿Qué análisis hace? ¿Qué bien que estoy yo o qué mal que está el resto?
-Yo tengo que fijarme, por sobre todas las cosas, en el Turismo Carretera. Sí hay un análisis que yo hago del resto, pero me lo guardo. Nosotros, los dirigentes, nos debemos ocupar permanentemente de la categoría que nos compete. Tenemos muchas cosas por resolver y por mejorar.
-Pero el automovilismo es uno solo, no deberían preocuparse todos ante esta situación.
-Si nosotros hacemos un análisis lo realizamos puertas para adentro. La ACTC tiene que trabajar mucho en el Turismo Carretera para mantener a la categoría en el lugar en el que está y tratar de hacerla crecer aún más.
-Es decir, ¿el TC para ser grande no necesita que ninguna otra categoría esté bien o mal?
-Entiendo que no. El Turismo Carretera fue grande desde su comienzo. No es que nació y se hizo grande, lo fue desde su creación. Y si fuera al revés, me preocuparía por mejorar y hacer un análisis de qué le pasa al TC. El Turismo Carretera, y sus divisiones, están pasando por un gran momento. Yo tengo que mirar mi casa y arreglar sus defectos.