Entrevistas

10/06/2014

El Pato del camino

Nació, creció y se consagró en categorías de la pista. Sin embargo, a Juan Manuel Silva lo conquistaron las carreras off road y hoy piensa -y se ocupa- por cómo crecer en ellas.

Se lo ve algo más distendido que los fines de semana de Turismo Carretera, la única categoría que lo tiene como protagonista. El Juan Manuel Silva que uno puede encontrar en las carreras de Cross Country, como en este caso, o en el Dakar, es muy diferente al que se cruza en cualquier autódromo. “Es difícil explicarlo, pero lo estoy disfrutando más y por eso se me ve más distendido. Hay otros tiempos y se pueden manejar de otra forma, pero todo demanda responsabilidades. En la pista todo es muy acotado y tenés que definir una cosa en un entrenamiento de 20 minutos, una clasificación de 10 o en una carrera de 20 vueltas, acá es como que tenés mucho más tiempo para resolverlo y te predispone distinto”, cuenta el chaqueño de 41 años.

-¿Esta decisión de volcarte por el Cross Country te permite disfrutar de otra manera al automovilismo?
-Indudablemente. Por eso cada vez le dedico más tiempo. Es algo que me llamó la atención desde un comienzo y por eso día a día quiero seguir creciendo. Dejé cosas de la pista para dedicarme a esto. La frutilla del postre es el Dakar, pero este tipo de carreras es lo que te da la posibilidad de ir mejorando durante el año.

-No obstante, estás manejando la posibilidad de correr los 200 kilómetros de Buenos Aires del STC 2000.
-Sí, estamos en charlas con Víctor Rosso, pero ahora surgió, a último momento, una posible traba por un tema de tiempos. Ese domingo 20 de julio estamos largando, simbólicamente, el Desafío Guaraní, así que tenemos que resolver qué podemos hacer. El Desafío Guaraní lo hago sí o sí. (NdeR.: podría largar su navegante).

-¿Te interesa sumarte definitivamente al STC 2000?
-Por el momento es por esta carrera, pero pienso en volver en 2015. Es algo que no estaba en mi mente, pero siempre hay que analizar distintas posibilidades. Sí es una buena alternativa, pero tampoco me quita el sueño porque no es algo que yo fui a buscar. No quiero hacer más de una categoría, sigo pensando lo mismo. No estoy corriendo en ella porque el equipo del que yo era parte se retiró y no pude seguir. Y después fui dejando cosas de lado por la familia o por hacer cosas que me gustan, como este tipo de carreras, o ir a las 24 Horas de Nürburgring, en Alemania.

-¿Tiene que ver la edad y la experiencia lo que te lleva a tomar estas decisiones?
-Sí, seguro. Uno hace lo que quiere y, sobre todo, lo que disfruta. Hoy prefiero hacer cosas que me acerquen a mis hijos, a mi familia, o que, simplemente, pueda disfrutar más.

-¿Al Turismo Carretera también lo dejarías?
-No, no por ahora. Estoy muy cómodo, muy bien, agradecido al equipo de Julio Catalán Magni y no se me pasa por la cabeza dejarlo.

-Sos de los pocos pilotos de Ford que no se quejó de la superioridad de Chevrolet.
-No lo podemos hacer teniendo en cuenta que en años anteriores ellos estaban en desventaja. Es una lástima, pero así se dieron las cosas. Tenemos que preocuparnos por trabajar y tratar de acortar las distancias. Y si nos tienen que ganar, que pase rápido el año y ya pensar en el próximo.

-¿Estás de acuerdo con que el reglamento sea cerrado?
-No, me gusta el reglamento abierto. Así este año hubiésemos tenido la posibilidad de que Ford esté mejor. Pero así son las reglas y tenemos que acatar lo que dicen los dirigentes y el grueso de la gente. Eso que a mí el reglamento abierto me perjudicó en 2008, pero así son las reglas de juego.

PorAgustín Lafforgue