Entrevistas

20/11/2013

''Me quedan cosas por aprender''

El que lo dice es el joven Marc Márquez, flamante campeón de MotoGP con 20 años. El español no se la cree y baja los ánimos por el título que acaba de conseguir.

Desde que Marc Márquez llegó al mundo del MotoGP no paró de destacarse. En Moto2 fue el claro campeón en 2012 y sus atributos como piloto le dieron un lugar como corredor oficial Honda para este año. Inmediatamente se destacó a pesar de tener solo 20 años y de ser su temporada debut. Poco le pesó ello al español nacido en Cervera, Lérida, el 17 de febrero de 1993. Sus resultados y el talento que tiene no lo obnubilaron en la pelea por el título, que finalmente consiguió en su casa: en el Gran Premio de Valencia, última cita del año. Márquez logró seis victorias y 16 podios. Solo no estuvo entre los tres mejores en Italia, por un abandono; y en Australia, tras ser excluido por no cambiar la moto entre las vueltas establecidas. Marc está feliz, pero no se agranda, a pesar del futuro que le espera.

-¿Qué es lo primero que pensaste el lunes después de celebrar el título?
-Hicimos algo de fiesta, pero siempre con moderación, porque al día siguiente tocaba planificar los test. En la cama pensé que ya había pasado una noche siendo campeón del mundo, pero al final sigo siendo el mismo. Tampoco ha cambiado mucho.

-¿Qué sentís al verte en las portadas de los diarios?
-Está claro que impresiona ver la prensa. También he recibido muchas felicitaciones vía Twitter de muchos otros deportistas y personas famosas. Se te hace un poco grande y te pone la piel de gallina. Quizá no me imaginaba lo importante que significa ser campeón de MotoGP.

-El día de la carrera en Valencia, ¿hablaste con Shuhei Nakamoto (máximo responsable del equipo Repsol Honda) antes de salir a la pista?
-Sí. Antes de la carrera me dijo muy serio y pocas veces hablamos seriamente: “Por favor, hoy ten cabeza”. Y pensé que si lo ha dicho el jefe, será por algo, ja.

-Tu madre dijo hace tiempo que te encargabas de limpiar tu habitación, ¿seguís con la costumbre?
-Sí, tengo que limpiar, hacer la cama... ¡pero solo de mi habitación! Bueno también preparo la mesa para comer y mi hermano Alex la recoge cuando acabamos. Siempre lo hemos hecho así.

-¿Qué les decís a tus padres ahora que sos dueño del título?
-Ya les he dicho que muchísimas gracias. Un piloto puede ser bueno, pero si no tiene un equipo y una familia que creen una buena atmósfera a su alrededor es muy difícil, casi imposible, conseguir un título o ser un buen piloto profesional.

-¿Este año aprendiste todo lo que tenías que aprender?
-Me quedan muchísimas cosas por aprender, pero se aprenden cuando te pasan. Lógicamente, cuando empiezas es cuando más te nutres, pero cada año vas sumando experiencias. Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo en cada temporada adquieren nuevos conocimientos y eso implica que cada vez serán más difíciles de batir.

-Si repasas toda la temporada, ¿consideras que has revolucionado la categoría?
-Si hace un año me decían que estaríamos en esta situación, yo te habría dicho que estabas loco. Pero nosotros hacemos nuestro trabajo como siempre lo hemos hecho; y siempre lo intentaré hacer mientras tenga la motivación de dar el cien por cien e ir al límite. Nunca nos hemos dejado influenciar y hemos luchado por lo que queríamos con nuestra intención clara.

-¿Creés que tu llegada a MotoGP marca el comienzo de una nueva etapa o un cambio generacional?
-Hemos ganado el título, pero decir que empieza una nueva era no depende solo de un piloto. Este año he subido yo y ahora llegan Pol Espargaró y Scott Redding. Siempre van subiendo jóvenes talentos y cuando llegamos, queremos demostrar que valemos para estar ahí y hacernos un hueco. Esto de las eras es relativo. En su momento llegaron Jorge y Dani, que hicieron muy buenos años al llegar a MotoGP; es difícil decir que empieza una nueva era, porque ellos aún son muy jóvenes.

PorAlan Incorvaia