Entrevistas

25/04/2013

El Nano de la gente

Fernando Alonso decidió responder preguntas de sus seguidores de Twitter y surgieron grandes respuestas, como la que afirma que terminará su carrera en La Rossa.

La Fórmula 1 es un mundo aparte. Los pilotos son verdaderas estrellas de este circo que se monta en cada país que visitan y el público que paga las entradas no siempre tiene contacto directo con los protagonistas. Pero un buen día del Siglo XXI nació el Facebook y, más tarde, el Twitter. Las famosas redes sociales han acercado al hincha en cierto punto. Hay pilotos que les responden las inquietudes de los fanáticos y otros que los retuitean (como se dice en la jerga tuitera).

Fernando Alonso, o @alo_oficial su cuenta de TW con 1.575.850 de seguidores, decidió crear un hashtag denominado #PreguntaALO para organizarse y responder los interrogantes más originales. “En menos de una hora ya teníamos 3.450 preguntas. ¡Cerca de 11.000 en menos de dos días! En español, italiano, inglés, brasileño… ¡Y hasta ruso! Entre todos hemos hecho del hashtag #askAlo y #preguntaAlo Trending Topic (tendencia) a nivel mundial durante todo el fin de semana siguiente a la carrera de Malasia. ¡Qué locura!”, contó el español en su página web www.fernandoalonso.com. Estas son las respuestas más relevantes.

-¿Has tenido miedo alguna vez mientras corrías?”
-Sí. Algunas veces, cuando llueve mucho y estás rodando detrás de alguien… ¡la visibilidad es nula! En esos momentos, hay una sensación de respeto y de preocupación inevitable.

-¿Cuál es el accidente más peligroso que has tenido?
-Sin duda, el de Brasil, en 2003. Tuve mucha suerte al salir ileso de Interlagos, ni siquiera me rompí un hueso con el golpe que tuve. Fue el más grave de mi carrera. Recuerdo que había un montón de trozos de coche esparcidos por la pista. No puede evitar una rueda y después fue todo muy rápido. Con el impacto con la rueda, el coche salió disparado contra las protecciones que había a la izquierda, luego cruzó la pista hasta darse con el muro de la derecha. Salí del coche un poco atontado, con dolores, pero ya sabía que no tenía nada roto. Mi única preocupación era tranquilizar a mi familia con un gesto de que todo estaba bien.

-Si pudieras elegir un piloto del pasado, ¿con quién te gustaría competir? ¿Por qué?
-Elegiría a Senna. Era el mejor.

-¿Michael Schumacher o Ayrton Senna?
-Ayrton, sin duda.

-¿Cuál es el consumo medio de combustible de tu coche por carrera?
-Cerca de 200 litros por carrera. Para 315 km…

-¿Cuál es el secreto para ir rápido en lluvia?
-¿El secreto?… ¡Entrenar mucho en el karting! Y que las sensaciones que recibas del coche te vayan dando confianza como para ir aumentando la velocidad cada vuelta.

-¿Qué pensás sobre los motores de la temporada que viene?
-La verdad es que no tengo ni idea. Hasta que no llegue enero de 2014, no creo que sepamos tampoco gran cosa. Serán motores pequeños, menos potentes… ¡Todo un desafío para los técnicos!

-¿No creés que con los nuevos impulsores para la próxima temporada, la Fórmula 1 cada vez es menos Fórmula 1?
-Bueno, la normativa se encamina siempre a reducir la velocidad de los coches. Es un poco raro, sí. Pero por otro lado, acerca la tecnología de la Fórmula 1 a los coches normales de calle.

-¿Por qué en los coches de competición, cuando frenan y reducen marcha a la vez, pisan el acelerador con una patadita?
-Esto sucede para evitar que se bloqueen las ruedas traseras. En un coche de carreras, se le exige mucho al freno motor y se produce esa tendencia de bloqueo en la parte trasera. Se intenta contrarrestar con ese golpe de acelerador.

-¿Cuál fue tu momento más difícil en F-1: McLaren 2007, Minardi 2001 o Benetton 2002?
-Mi “momento” más difícil fue en la temporada 2002, cuando estaba de piloto de pruebas en Renault. Ocupar ese papel de probador y ver las carreras “desde el otro lado de la barrera”, en la tele, hizo que fuese el año más difícil de todos de largo.

-¿Te gustaría terminar tu campaña en Ferrari?
-Sí, es lo que voy a hacer. Es el mejor equipo del mundo, no hay nada más allá de Ferrari.

PorAlan Incorvaia