Entrevistas

20/11/2012

Siempre va de frente

Mientras piensa en el Dakar 2013, Emiliano Spataro habla de su presente en el TRV6 y de la relación con su compañero Álvarez.


Si hay algo que caracteriza a Emiliano Spataro es su sinceridad. Lejos de guardarse su punto de vista, desliza conceptos sin temor sobre cualquier asunto que tenga lugar en el mundillo de los fierros, directa o indirectamente relacionado con su figura. El de Lanús llegó a Mendoza para la fecha del Top Race de este fin de semana proveniente de Córdoba, en donde ensayó con el vehículo que utilizará para su próxima incursión en el Dakar: una Renault Duster especialmente adaptada. “La preparación viene bien; este año el objetivo es estar entre los 15 primeros”, avisa.

La confianza es mucho mayor luego de recibir la confirmación del apoyo oficial del Rombo para el gran desafío. “Ahora tengo muchas más posibilidades, la última vez era muy lento. No lo hicimos bien, como lo tendríamos que haber hecho; muy improvisado y con un presupuesto chico. No teníamos las herramientas necesarias para afrontar bien la carrera. Para 2013 la estructura es totalmente distinta: el equipo es el de Tony Belarde y voy con Benjamín Lozada de navegante”, contó.

Pero esta aventura parece no ser suficiente para él, ya que en su cabeza ronda la idea de extender aún más su trabajo sobre terreno libre: “Creo que voy a hacer Cross Country con la Duster así me preparo un poco más. Siempre me gustó más el rally que la pista, me quiero sacar el gusto de correr un año y después veré”, contó.

Esta actividad podría ser el perfecto reemplazo luego de su controvertido anuncio de dejar el Top Race. ¿Cuál es el motivo de su retiro de la categoría que lo vio coronarse dos veces? “Me voy porque tengo diferencias con el equipo, principalmente porque no se manejó bien el tema de Juan Cruz este año en la carrera de Salta. Hoy la relación con Álvarez es nula; después de ahí no quiso hablar. Uno puede estar equivocado o no en lo que pensó en ese momento pero lo mínimo, después de compartir tres años juntos, es charlar sobre eso. No se habló nada, así que no hay más que decir”.

“La competencia es así, los dos estamos peleando el título. En Súper TC 2000 mis compañeros me ayudaron, pero porque ellos no tenían chances; acá es distinto. Juan Cruz se maneja de otra forma, no obedece órdenes y quiere hacer siempre lo que él quiere. Hay veces que le va a tocar a favor y otras que le va a tocar en contra. Si vos estás en un equipo, a veces sos beneficiado y en otras te la tenés que comer y aceptarlo”, reflexionó.

Su decisión podría hacer pensar que, ante su inminente salida, el Midas Racing Team apueste todas sus fichas al piloto de Arrecifes para campeonar, pero Emi no piensa que eso influya y se tiene fe para los compromisos restantes. “No creo que a él lo beneficien en esta definición. No se manejó bien aquella situación, pero no hay un favoritismo por él. Y si lo hay no me importa porque yo vengo a hacer lo mío. De hecho creo que soy mucho más candidato yo que Juan. Pienso que el campeón va a estar entre Rossi, Canapino o Spataro. Quedan dos carreras más. Yo me veo bien”.

PorAntonella Croce