Columnas de opinión

16/10/2012

Calles poco salvajes

La presentación del STC2000 en el callejero de Santa Fe dejó mucho que desear por la falta de espectáculos. Ni siquiera hubo largada...


El viernes por la noche la selección argentina de fútbol jugaba una nueva fecha de las eliminatorias Brasil 2014, justo cuando se llevaba a cabo el entrenamiento nocturno del Súper TC 2000 en el ya clásico callejero de Santa Fe. A pesar de ese detalle no menor, la convocatoria fue muy buena y llamó la atención a varios de los que habitualmente estamos en las calles de boxes. Las tribunas estaban casi colmadas desde el primer día de actividad para ver, nada menos, a la versión 2012 de una categoría que acertó en la incorporación de los cautivadores motores V8 de 440 caballos de fuerza.

Esto es algo que sucedió en casi todas las fechas que disputó el STC 2000. Excepto en Rafaela, donde realmente no hubo gente (lo admitió hasta Pablo Peón…), el resto de las citas, en la previa, fueron atrayentes para el público. La fiesta en la 9 de Julio porteña (no se hará más allí por la llegada metrobús, ¡qué lástima!), el Súper 8, Súper 16 y Súper 24 -y el V8, claro- son algunos ejemplos.

No quedan dudas que después de un 2011 parar archivarlo en un cajón y perder la llave, ésta es una temporada de alto vuelo. Pero hay algo que falla: la falta de espectáculo. Charlando con los pilotos, se llega a la conclusión de que este año hay menos sobrepasos que el torneo anterior, a pesar del nuevo impulsor; ojo, hay quienes no le encuentran diferencia, como Emiliano Spataro. Tal vez sea por la falta de succión o porque el sistema de padle shift no permite frenar el auto con el motor, provocando que sea muy difícil iniciar la maniobra de sobrepaso en los frenajes. Es algo en que se trabaja, y mucho, entre los ingenieros de los equipos. Dicen también que el Push to pass (sistema que le permite al motor tener más potencia por escasos segundos) solucionaría el problema.

Pero la cuestión es que la gente que va al autódromo disfruta del sonido que emiten los V8 o de la chapa que genera el S8. Pero en la final, chau, a dormir. Y encima, como dice Peón, en la TV no se aprecia el ruido “simil F-1” del motor. Para el que está en la casa o en la tribuna son carreras lineales sin sorpresa alguna.

De las diez fechas que se disputaron (once carreras), cuesta encontrar alguna en la que haya habido diferentes alternativas. Rafaela, tal vez, pero casualmente había poca gente. Y si a este problema se le agrega que después se va a correr en un circuito urbano y se larga en fila india, por seguridad, eliminando uno de los momentos más emotivos de una carrera de autos…

Entiendo y comparto que hay que proteger la integridad de los corredores como materia primordial, y apoyo la actitud de la CDA, pero desde principios de año se sabía que el 14 de octubre se corría en el mismo callejero, que hace varios años se conoce. Podrían haber tomado esta determinación antes. No comunicarla cuando la gente ya había comprado la entrada. La solución, como dicen algunos corredores, es volver a la histórica largada detenida y para eso hay que incorporar una nueva primera marcha. La esperamos en 2013, entonces, porque el callejero de Santa Fe, a pesar de que es muy estrecho y no casi no tiene lugar para pasarse, no puede faltar en el calendario del STC 2000 (los 25 millones de impacto económico en la zona, así lo demuestra).

Eso sí, es una carrera única, sin duda. Pero la actividad hay que terminarla el sábado a la noche después de la espectáculo que significa ver a 24 autos corriendo de noche entre muros súper angostos y con los leds encendidos. Y la lectura pasa porque al haber una carrera 15 horas después, nadie arriesga el sábado porque un golpe los deja afuera el domingo. Además, sería menos agotador para los equipos, pilotos y la gente.

PorAlan Incorvaia