Columnas de opinión

19/09/2012

Un buen precedente...

La CAF de la ACTC le cambió la sanción a Próspero Bonelli por un incidente en Olavarría. Pasó de una fecha a una multa.

Este año la CAF de la ACTC se había tomado su trabajo con cierta seriedad y, de algún modo, mano dura. Piloto que estaba involucrado en un incidente, piloto que era suspendido por una fecha. Así le sucedió a Norberto Fontana, a Emanuel Moriatis y a José María López…

Fontanita estuvo “parado” una carrera por un toque a Christian Ledesma en Termas de Río Hondo; Moriatis sufrió la misma pena por un incidente similar en Olavarría y Pechito se perdió Junín por su responsabilidad en un toque a Emiliano Spataro en Paraná.

Hasta aquí, todo un ejemplo de autoridad. Sin embargo, hay una decisión que deja perplejo al ambiente: el caso de Próspero Bonelli. El entrerriano había sido suspendido por una cita por causar una carambola en Olavarría que dejó afuera a Claudio Kohler y Agustín Canapino. Pero tras apelar -recurso que le permitió correr en Buenos Aires, Paraná y Junín-, fue considerado culpable, aunque en lugar de hacer efectiva la suspensión se la cambió por 10.000 pesos de multa.

¿Se puede considerar justa semejante medida comparando el caso de Fontana, cuya apelación fue desestimada; Moriatis y López? Para nada. Es más, esto sienta un precedente para que ante un caso parecido se actúe de esa manera. Es decir, se cambie la fecha de suspensión por dinero.

Por eso uno puede imaginar que Diego Aventin, involucrado en un incidente contra Néstor Girolami en una de la series en el Eusebio Marcilla, podría sacar provecho y seguir participando en la Copa de Oro. Pero eso solo lo puede pasar por la cabeza de un mal pensado…

PorDiego Durruty