Columnas de opinión

23/07/2012

Bien merecido

Es fácil hablar con el diario del lunes. Es fácil decir que Christian Ledesma tuvo un fin de semana soñado en Olavarría y que por eso lo celebró desde el escalón más alto del podio. Pero esta victoria no es una más en el palmarés del marplatense. Tiene un significado especial que él mismo trató de explicar al decir que hacía mucho tiempo que no disfrutaba arriba de un auto de carrera.

No es la primera vez que un piloto “Top” de nuestro automovilismo pasa por una mala racha. Los éxitos no son eternos, por eso hay que tener la sabiduría suficiente para estar preparado cuando las cosas no salen del todo bien. No solo hay que ponerle el pecho a las balas, sino que hay que tomar cierta distancia para analizar la situación y tratar de revertirla.

A Ledesma, alguien que aprovechó al máximo las oportunidades que se le presentaron para ocupar el lugar que tiene en esta actividad, tal vez le costó más que el resto volver a la buena senda. Claro que el protagonismo que tuvo en otras categorías como STC 2000 e incluso Top Race, sirvió para mitigar esa falta de resultados en el TC.

Todos saben que las carreras son de autos. Y en esa búsqueda de volver a contar con un vehículo acorde a sus aspiraciones, Ledesma y su gente hicieron diferentes cambios. Los dos años y medio que separan su anterior victoria en Buenos Aires a la del último domingo en Olavarría demuestran que encontrar esa solución no fue fácil.

Hoy Christian debe seguir de festejo. Con los miembros de su equipo, con sus patrocinadores, con su familia. Y bien merecido lo tiene.

PorDiego Durruty