Columnas de opinión

09/04/2012

¿Corren para ganar?

Sobre la carrera de TC en Mendoza.


La final del Turismo Carretera en Mendoza dejó mucha tela para cortar, principalmente por las acusaciones de varios pilotos hacia Néstor Girolami y Matías Rossi, primero y segundo en la pista cuyana. Muchos aseguran que los líderes tuvieron un ritmo excesivamente lento como parte de su estrategia para no ganar y no cargar kilos.

Sin dudas, eso es algo que va en contra al espíritu deportivo, pero es consecuencia de un reglamento deportivo que penaliza a los vencedores y empareja para abajo. Este debate es tan viejo como la utilización del lastre mismo, que en el TC comenzó a usarse a mediados de la década de 1990 (¿se acuerdan cuando Juan María Traverso festejaba el cuarto puesto como un triunfo?).

Aunque para muchos Girolami no quería ganar, el ritmo que impuso el cordobés fue veloz en tanto y en cuanto lo exigió Rossi. ¿Para qué iba a gastar el auto el cordobés a riesgo de cometer un error si podía mantener la punta con su regularidad?

Ahora bien, ¿qué paso con Rossi? Cuidó su posición de manera legal y sin maniobras antideportivas. Claro que eso no lo entendieron aquellos que estaban atrás y que estuvieron involucrados en diferentes incidentes. Pero si se compara sus tiempos de vueltas con los de Girolami, fueron casi idénticos. Es decir que tuvo razón cuando dijo “si iban más rápido que yo, me tendrían que haber superado”.

¿Corren para ganar? Aunque parezca mentira, sí. Porque después de todo el premio mayor es el título.

PorDiego Durruty