Columnas de opinión

05/11/2013

Su pasado la condena

El TC está envuelto en otra polémica a raíz de la definición de la carrera de La Pampa, en la que Aventin ganó sin gran oposición de Ortelli.

Indignación -y mucha- se percibe tras la presentación de TC en La Pampa. Todo por la definición de la carrera y ese sobrepaso agónico de Diego Aventin a Guillermo Ortelli, quien también tuvo un rol protagónico en la anterior victoria del Pumita en San Luis (sacó de la pista a Matías Rossi cuando los tres luchaban por el triunfo).

El malestar viene por partida doble. Están aquellos que piensan que Ortelli, el gran referente de Chevrolet en la actualidad, está corriendo para Aventin, histórico defensor de Ford. Y los que afirman lo contrario y aseguran que el protagonismo del Guille en esta instancia tiene que ver con la casualidad. Estos últimos, además, responsabilizan a Matías Rossi como el creador de una campaña de desprestigio contra el séxtuple por sus acusaciones de que está corriendo para beneficiar a Aventin.

Ahora bien, por qué no ir un poco más allá al momento de analizar el descontento que tiene el público e incluso la misma gente del ambiente. No hay que olvidarse que en el último año la Asociación Corredores Turismo Carretera tomó ciertas medidas que bien sirven para alimentar cualquier tipo de suspicacia. Las dos más relevantes: los constantes cambios de reglamento, que originalmente fueron realizados a mitad del torneo pasado para beneficiar a Ford, y la falta de resolución sobre el caso del toque de Diego Aventin a Néstor Girolami en la carrera de Junín del año pasado. Vale recordar que por la misma situación otros pilotos fueron suspendidos (Norberto Fontana y Emanuel Moriatis) o multados (Próspero Bonelli). Aventin, en cambio, se disculpó por no ir a declarar cuando fue citado y todo quedó en la nada.

Entonces, cómo no pretender que se piense mal de las cosas que pasan, si hay pruebas suficientes que demuestran la existencia de un “muñequeo”, termino que uso el propio Oscar Aventin en uso de sus funciones como presidente de la ACTC durante una entrevista a CORSA y con el que intentó explicar las maniobras realizadas para equilibrar su amado Turismo Carretera...

Es triste que ahora esté en duda el buen nombre y honor de Ortelli, quien juró por su hijo que quería ganar en La Pampa. Es posible que solo sea una víctima de una categoría cuyo pasado la condena.

PorDiego Durruty