Columnas de opinión

22/10/2013

Mucho show y nada de automovilismo

Lo bueno y lo malo de la innovadora experiencia del Súper TC2000 en el Estadio Único Ciudad de La Plata.

Después de la presentación del Súper TC2000 en el Estadio Único de La Plata quedó claro que las palabras show y automovilismo jamás deben ir de la mano. Al menos cuando un show se convierte en una fecha puntuable para un campeonato.

La propuesta del STC2000 fue muy original, pero no satisfizo a aquellos amantes de las carreras de autos. Y como hacerlo si en los dos circuitos instalados en el campo de juego platense a duras penas los autos superaron los 100 km/h. Eso que tienen motores V8 que erogan más de 400 caballos…

Para los fierreros de ley las carreras de autos se hacen en autódromos y no en canchas de fútbol. Lo más apropiado, tal vez, hubiese sido una exhibición fuera de temporada con mucho dinero en juego, como para darle un condimento extra.

El show en sí estuvo bien montando ya que en las cinco horas que duró jamás hubo un bache. Sino eran los autos, eran los espectáculos musicales. Claro está que todo es mejorable. En lugar de usar solo la primera marcha, se debería haber homologado una relación para poner más cambios.

También se debería mejorar la estética de la cancha, que lució demasiado pobre a la vista; y tener animadores que sepan de automovilismo para dar datos precisos y no confundir a la gente (tener carisma no significa ser idóneo)…Y, obviamente, hacer un dibujo que le permita al público notar a simple vista quién fue el ganador sin necesidad de tener que estar atento a los tiempos. Pero más allá de eso, esta primera experiencia merece un aprobado. Al menos en este aspecto.

El STC2000 demostró, una vez más, que no tiene reparos en poner en practica sus ideas innovadoras. Pero sus dirigentes no deben renegar del automovilismo propiamente dicho en pos de montar un show que solo le agrada a unos pocos. El desafío, en tal caso, debe ser seducir a esa gran cantidad de fanáticos que le gusta las carreras de autos, la velocidad, los sobrepasos y las maniobras arriesgadas. Cosas que solo se encuentran en una pista y no en una cancha de fútbol.

PorDiego Durruty