Columnas de opinión

14/10/2013

Insaciable

A punto de conseguir su cuarto título en la F.1, Sebastian Vettel está destinado a seguir haciendo historia en la Máxima.

Con el Mundial de la Fórmula 1 ya en su recta final, nada ni nadie podrá evitar que se extienda el reinado del alemán Sebastian Vettel. Con jóvenes 26 años y tres cetros bajo el brazo y el cuarto por venir, el piloto del equipo Red Bull Racing está destinado a estar entre los más grandes de la Máxima.

Pero, ¿cuál es la clave para estar viviendo este gran momento? El propio Vettel parece tener la respuesta. “Mientras otros se remojan las pelotas en la piscina los viernes por la mañana, nosotros seguimos trabajando duro para tener una buena carrera”, explicó con escasa diplomacia. Aunque su declaración no despertó muchas simpatías entre el resto de los pilotos, el reconocimiento profesional hacia el muchacho oriundo de Heppenheim y su escudería está fuera de discusión.

“A la gente también le parecía aburrido cuando Michael Schumacher ganaba siempre. Ahora ocurre lo mismo con Sebastian. Es la otra cara del éxito”, analizó el ex piloto Toto Wolff, responsable del equipo Mercedes, al momento de hablar sobre los abucheos que parte del público le hizo al teutón tras sus últimas victorias. “Es realmente impactante cuando un equipo y un piloto mantienen su dominio por largo tiempo. Amo este deporte porque uno no puede mentirse frente al cronómetro. Ese cronómetro dice que de momento ellos están haciendo el mejor trabajo”, agregó.

“Vettel tiene una enorme ambición y eso contagia también a su equipo”, explicó el Niki Lauda, tres veces campeón mundial. ¿Pero hasta dónde llegará Seb? La respuesta parece tenerla Gerhard Berger. “Sebastian ya no busca un duelo con Fernando Alonso o con Kimi Räikkönen. Solo le interesa una cosa: romper el récord de Michael Schumacher. Y pienso que lo logrará”, dijo el austríaco, ex jefe del alemán en su época como piloto de Toro Rosso.

Sebastian Vettel tiene todo para lograr ese objetivo: es joven, tiene mucho talento, es veloz y cuenta con la ayuda de uno de los teams más exitosos de la era moderna de la Fórmula 1. Por más silbidos que reciba, parece que nada lo detendrá en su objetivo porque es insaciable.

PorDiego Durruty